Previous icon

Volver

30 Dic 2020
Los niños con asma no utilizan bien los inhaladores

La bronquiolitis vírica en los primeros años de vida se asocia con asma en etapas posteriores

La bronquiolitis es una infección respiratoria viral causada sobre todo por el virus respiratorio sincitial (VRS) y el rinovirus lo que supone un antecedente habitual en niños que desarrollan sibilancias o asma en etapas posteriores

La bronquiolitis es la enfermedad respiratoria de origen vírico más frecuente en los bebés lactantes, sobre todo en menores de 12 meses, con una incidencia máxima de entre 3 y 6 meses, según datos de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP). Así mismo, es una causa habitual de hospitalización durante los dos primeros años de vida. Está muy presente entre los meses de noviembre a marzo y entre sus principales factores de riesgo se encuentran tener hermanos mayores, la asistencia a guardería y la exposición al humo del tabaco. Una de las consecuencias más estudiadas sobre esta infección es la persistencia de síntomas respiratorios y su evolución a asma durante la etapa escolar del niño.

La bronquiolitis afecta a la vía aérea inferior, en especial a los bronquiolos, provocando una inflamación de los mismos, lo que aumenta la mucosidad y la obstrucción. Por ello, se acompaña de síntomas de dificultad respiratoria, fiebre, sibilancias o pitidos en el pecho o aumento de la frecuencia respiratoria. El tratamiento a seguir es muy similar al de un catarro común: hidratación, lavados nasales con suero fisiológico y un antitérmico en caso de fiebre. Si el bebé tiene que realizar grandes esfuerzos para respirar será preciso que sea revisado con urgencia por un médico. En caso de que se acompañe de broncoespasmo o los episodios sean repetidos, deberá valorarse la presencia de asma.

Episodios repetidos de bronquiolitis

Un estudio publicado en la revista de la Asociación Española de Pediatría en el que se analizaron a más de 800 pacientes, observó que cerca del 80% de ellos había desarrollado un episodio de bronquiolitis y el 40% había sido diagnosticado de asma. Como factores de riesgo para la aparición de asma tras padecer bronquiolitis los investigadores identificaron: el sexo masculino, la edad mayor de 5 meses con historia de al menos 2 episodios de bronquiolitis atopia o historia familiar de atopia y alergias.

Las infecciones virales respiratorias son cada vez más estudiadas como desencadenantes de asma y sibilancias en los niños, en especial las que tienen como causantes al virus respiratorio sincitial (VRS) y al rinovirus. El primero de ellos está más presente en los bebés de hasta 6 meses con bronquiolitis. Mientras que a partir de los 12 meses el causante suele ser el rinovirus. En cuanto a las consecuencias futuras que este tipo de infecciones pueden traer para los niños, se ha estudiado que el riesgo de persistencia de los síntomas respiratorios y el desarrollo de asma es mayor en aquellos niños que sufrieron un episodio muy grave de bronquiolitis que incluso precisó de ingreso hospitalario; en los menores de 6 meses y en aquellos que presenten una sensibilización alérgica temprana. De hecho, en los que tienen como origen al rinovirus, la susceptibilidad del niño derivada de antecedentes familiares de atopía y la sensibilización alérgica del niño son factores muy importantes para el desarrollo de asma.

Un trabajo reciente publicado en Pediatric Pulmonology confirma que los niños con una hospitalización previa por bronquiolitis causada por rinovirus y antecedentes de asma materna, tienen un mayor riesgo de asma diagnosticada y uso de corticoesteroides inhalados.

En resumen, los virus causantes de infecciones respiratorias no solo actúan como desencadenantes de una crisis en un paciente con asma, sino que también pueden actuar como inductores o favorecedores de su desarrollo a largo plazo.