Previous icon

Volver

26 Feb 2021
consulta-alergia-pediatrica

¿Cómo es una consulta de alergia infantil?

Las consultas de alergia infantil se caracterizan por proporcionar una atención integral a los niños con todo tipo de alergias, asma y enfermedades inmunológicas

Una consulta de alergia infantil permite la atención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades alérgicas e inmunológicas de niños en edad pediátrica. Su principal característica es que permiten un abordaje integral del paciente ya que el pediatra alergólogo tiene conocimiento del resto de patologías comunes en la edad pediátrica y se coordina con la enfermera de la unidad para la realización de pruebas diagnósticas y administración de medicación o inmunoterapia.

Las patologías que se atienden en una consulta de alergia infantil son la alergia respiratoria (ácaros, hongos, polen), asma, alergia a alimentos, dermatitis atópica y otras enfermedades alérgicas cutáneas, alergia a medicamentos, a animales, a picaduras de insecto, en general todo tipo de alergias. Además, atienen a aquellos niños con enfermedades del sistema inmune como las inmunodeficiencias primarias.

Por lo general, una unidad hospitalaria de alergia infantil permite el acceso inmediato a las pruebas diagnósticas como pueden ser las pruebas cutáneas, intradermorreacción, espirometría y pruebas funcionales respiratorias. Es por eso que el día de la consulta si el pediatra alergólogo lo ve necesario suelen realizarse este tipo de pruebas en el mismo momento. Así mismo, el hospital dispone de los laboratorios para realización de analítica con IgE específica, inmunoglobulinas, etc.

Otro aspecto a destacar de las consultas de alergia infantil es la accesibilidad mayor a la realización de pruebas de provocación/exposición con alimentos, medicamentos y posibilidad de realizar inmunoterapia oral con alimentos o inicio de inmunoterapia con neumoalérgenos. Estas pruebas suelen programarse para días diferentes a la consulta pues requieren de un mayor tiempo de observación y control.  En este sentido, es imprescindible hacerlo bajo la atención y cuidado de los profesionales sanitarios de la unidad para que, en caso de una reacción alérgica grave, se pueda administrar de forma rápida el tratamiento preciso e incluso avisar a la UCI pediátrica si fuera necesario, algo que por suerte no es muy frecuente que pase en la práctica clínica habitual, pero que puede ocurrir.

Las consultas de alergia infantil están adaptadas al paciente pediátrico y la ventaja de que estos niños sean atendidos por un pediatra radica sobre todo en el conocimiento que estos especialistas tienen sobre las patologías que afectan al niño, distintas a las del adulto. Por ejemplo, en el campo de la alergia a alimentos, la alergia a proteínas de la leche de vaca es la alergia más frecuente en el primer año de vida, una etapa crucial en la vida del menor por lo que es necesario que sea atendido por un pediatra.

Pruebas y tratamiento de la alergia

A día de hoy hay más de 50 unidades de alergia pediátrica o infantil en todo el territorio español, algunas también incluyen inmunología.  En las consultas están presentes tanto el pediatra alergólogo como la enfermera de alergia. El pediatra alergólogo tiene amplios conocimientos sobre todo tipo de enfermedades alérgicas e inmunológicas y proporciona una atención individualizada al niño y a su familia. Además, ayudará a los pacientes a controlar su enfermedad, a aprender a convivir con ella y a administrar la medicación correspondiente, mejorando así su calidad de vida.

En todo ello estará coordinado con la enfermera de alergia, que pasa la consulta al lado del pediatra y tienen un papel fundamental y complementario a este. Por un lado, son las encargadas de realizar las pruebas cutáneas, espirometrías, test de esfuerzo, entre otras. Por otro lado, ofrecen apoyo e información al paciente y lo preparan para las pruebas de exposición oral controladas con alimentos o medicamentos. Asimismo,  se encargan de administrar la medicación en caso de reacción.

La enfermera de alergia tiene un papel relevante en relación a la inmunoterapia, pues además de administrarla realiza un seguimiento personalizado dando las instrucciones para un correcto seguimiento del tratamiento. La inmunoterapia es una técnica muy específica y compleja que exige que tanto pediatra alergólogo como enfermera estén actualizados en todo momento, ya que se ocupan de valorar el estado del paciente y la tolerancia a la vacuna.

Por último, destacar que el pediatra alergólogo y la enfermera realizan una importante labor de educación terapéutica aportando consejos y recomendaciones a las familias y a los pacientes para los cuidados de su enfermedad, realizan talleres y distintas actividades educativas con el fin de que los niños aprendan a convivir con la alergia.