Previous icon

Volver

2 Ago 2019
Urticaria

Urticaria en niños: síntomas y tratamiento

La doctora Montserrat Álvaro, vicepresidenta de SEICAP, explica en este vídeo los tipos de urticaria que afectan a los niños, sus síntomas y tratamiento.

La urticaria se caracteriza por la aparición de ronchas o habones por el cuerpo. Hay dos tipos, la urticaria aguda que aparece de forma inmediata (antes de una hora) tras un estímulo. Mientras que la urticaria crónica aparece de forma espontánea sin un estímulo aparente, cada día y durante un período de al menos seis o más semanas.

La doctora Montserrat Álvaro, vicepresidenta de SEICAP, explica en este vídeo los tipos de urticaria y en qué debe consistir su tratamiento en niños. Las causas de la urticaria aguda pueden ser la alergia alimentaria, la alergia a medicamentos o picaduras de insectos, así como cualquier elemento que pueda generar una reacción inmediata. La urticaria crónica puede ser espontánea sin que se pueda identificar causa. También existe otro tipo de urticaria crónica, llamada inducible, en la que podemos hallar un factor desencadenante como es el frio, calor, agua, roce, etc.

Dependiendo de la causa del brote habrá que actuar de una forma diferente. Si se trata de una urticaria aguda se recomendará al paciente la evitación del alérgeno causante, sea alimento, medicamento o cualquier otro. Además, se recomienda la administración de un antihistamínico lo más rápido posible. Por otro lado, si se acompaña de angioedema, que es cuando se extiende a capas más profundas de la piel, habría que añadir otros tratamientos. Es importante tener en cuenta que muchos casos de urticaria no tienen relación con la alergia y pueden estar causados por virus, por lo que no debe confundirse la aparición de ronchas o habones con la presencia de alergia.

En caso de urticaria crónica, si es inducible se intentará evitar en la medida de lo posible la causa que provoca los síntomas. Esto no siempre será posible, pues si se trata de causas climáticas como el frío será difícil evitarlo. En estos casos se administrará un tratamiento antihistamínico de segunda generación que no tiene los efectos secundarios de los de primera generación, en especial a nivel neurológico y cardíaco. Si pasado un tiempo adecuado esa urticaria crónica, tanto espontánea como inducible, no responde habrá que aumentar las dosis. Si se da el caso de que el niño tampoco responde a la medicación a dosis altas, se pasaría a administrar un anticuerpo monoclonal. En estos momentos el empleado y con efectos beneficiosos contrastados es Omalizumab.

Recomendaciones para los niños con urticaria

Los niños con urticaria aguda deben tener identificado el elemento que está causándoles los síntomas para evitarlo. Además, es conveniente consultar con el pediatra alergólogo que determinará el origen causal del problema e indicará el mejor tratamiento a seguir según cada caso.

Si se trata de urticaria crónica inducible, en la medida de lo posible, se intentará evitar los factores desencadenantes. En cuanto a la urticaria crónica espontánea, lo aconsejable es seguir el tratamiento y cumplir con él durante el tiempo marcado por el pediatra alergólogo. Por otro lado, es importante tener en cuenta el ´Decálogo de Urticaria’ elaborado por el Grupo de Trabajo de Dermatitis Atópica y Alergia Cutánea de SEICAP.