Tratamiento de rescate

El tratamiento de rescate también se conoce como tratamiento de los síntomas o sintomático, tratamiento de alivio o aliviador, tratamiento de las agudizaciones o de las crisis, u otros nombres con el mismo significado. Es el tratamiento que se utiliza cuando una persona padece los síntomas de su alergia, para que esos síntomas sean lo más leves posible y desaparezcan cuanto antes. Su efecto es rápido, y habitualmente se utiliza durante periodos cortos de tiempo. El paciente nota sus efectos con claridad (a diferencia de lo que sucede con el tratamiento preventivo), a veces ya a los pocos minutos.

¿Para qué enfermedades se utiliza el tratamiento de rescate?

En todas las enfermedades alérgicas: asma, rinitis, conjuntivitis, dermatitis atópica, dermatitis de contacto, urticaria y edema, alergia a alimentos, medicamentos o picaduras de insecto, y reacciones de anafilaxia.

¿Cómo se aplica el tratamiento de rescate?

Según los síntomas que se presenten, se puede aplicar por vía tópica o local, o por vía general o sistémica.
La vía tópica o local se refiere a medicamentos que se ponen sólo en la zona afectada: inhaladores para los síntomas de asma, sprays para la nariz, gotas en los ojos, cremas para lesiones de piel. Estos medicamentos llegan directamente a la zona que tiene síntomas.
La vía general o sistémica se refiere a medicamentos que se toman por boca, se absorben en el estómago y por la sangre llegan a todos las zonas del cuerpo, tengan síntomas o no. La otra vía sistémica es por inyecciones, intravenosas, intramusculares o subcutáneas.

¿Es mejor el tratamiento tópico o el general?

En principio no es mejor uno que otro. El tratamiento tópico suele ser más rápido, directo y apenas afecta a los órganos sin síntomas. El tratamiento sistémico también es rápido, y es el único disponible para algunos síntomas.
Su especialista le recomendará el que le venga mejor según cuántos síntomas tenga, el tipo de síntomas, su severidad, y según cómo haya respondido a tratamientos previos.
En reacciones severas, o que afecten a varias zonas del organismo, lo mejor suele ser el tratamiento vía general, con corticoides, pero sobre todo con adrenalina si la reacción está amenazando la vida.

¿Cuándo debe usarse el tratamiento de rescate?

Se debe tomar cuando empiezan a presentarse los síntomas, aunque al principio sean leves. Los pacientes o sus familiares aprenden a identificar los síntomas en fases iniciales y saben cuál suele ser la evolución posterior. Si se usa el tratamiento de rescate en esas fases iniciales, generalmente se evita el que los síntomas vayan a mayor intensidad y se hagan muy duraderos.
Suele ser mejor dar pronto el tratamiento de rescate, aunque luego se quede en una falsa alarma, que esperar y que los síntomas se agraven y prolonguen.

¿Qué se debe hacer si no se mejora con el tratamiento de rescate?

El tratamiento de rescate debe hacer efecto en poco tiempo. La adrenalina es casi instantánea, los broncodilatadores hacen efecto en pocos minutos, y los antihistamínicos en menos de media hora.
Si los síntomas son intensos o reaparecen tras una mejoría inicial, la adrenalina se puede repetir cada 15-20 minutos, y los broncodilatadores cada 20-30 minutos. Los otros medicamentos se usan en situaciones que no suponen riesgo para la vida.
Cuando se ha administrado la primera dosis de adrenalina se debe uno desplazar al centro médico más cercano para valoración; en el camino se puede ir repitiendo si es necesario.
En el caso de los broncodilatadores para el asma, si se llega a necesitar una tercera administración con intervalos de 20-30 minutos, se debe acudir a un centro médico para valoración, pues ante la falta de mejoría puede necesitarse un tratamiento adicional hospitalario.
En cualquier caso en que no se mejore con el tratamiento de rescate, debe consultar con su médico, con mayor o menor urgencia según la severidad de los síntomas.

¿Qué hacer si se necesita tratamiento de rescate muchos días?

El tratamiento de rescate se usa durante períodos cortos de tiempo, hasta que desaparecen los síntomas. A veces esto ocurre en minutos, horas o un solo día, y a veces dura 4-6-8 días, en los que se observa una mejoría progresiva.
Cuando se necesita tratamiento de rescate más de 8-10 días es conveniente la valoración por el médico. Esta prolongación puede ser señal de que ha aparecido alguna complicación o de que hay alguna otra causa para los síntomas. El médico valorará si necesita otro tratamiento distinto al que está tomando.

¿Qué hacer si se necesita tratamiento de rescate con frecuencia?

Hay pacientes que toman el tratamiento de rescate y responden muy bien, pero que lo necesitan repetir con mucha frecuencia. Se debe tomar siempre que se necesite, pero si esto sucede a menudo es señal de que la enfermedad no está bien controlada. Cuando ocurre esto se debe consultar con el especialista, para que le recomiende o le cambie el tratamiento preventivo.
La frecuencia de síntomas variará según el paciente, pero si le produce alteraciones y limitaciones en su ritmo de vida normal debe consultar su situación previa y la actual con el especialista.
La medicación de rescate produce una mejoría evidente de los síntomas, y puede llegar a producir un efecto adictivo y de dependencia en algunas personas. El tratamiento de rescate, sin embargo, no produce beneficios a largo plazo y no debe usarse como sustituto del tratamiento preventivo.

¿Es compatible el tratamiento de rescate con otros tratamientos?

Sí que es compatible. El tratamiento preventivo se debe usar a diario, sin interrupciones; el tratamiento inmunoterápico con vacunas se usa cada semana o cada mes. Aunque un paciente esté con estos tratamientos, debe añadir el tratamiento de rescate si aparecen los síntomas, hasta que estos desaparezcan.
Asimismo, también puede usarse con otros tratamientos comunes, como antibióticos, medicamentos para la fiebre, el dolor o la inflamación. Si recibe otro tratamiento menos frecuente, consulte con su médico para informarse de la compatibilidad.

¿Se usa el mismo medicamento como rescate y como preventivo?

En algunas ocasiones sí. El tratamiento preventivo se debe usar todos los días sin parar; el tratamiento de rescate se usa de modo intermitente, en las temporadas que se tienen síntomas, y se retira cuando no hay síntomas.
Algunos medicamentos se usan sólo como de rescate y otros sólo como preventivos, pero algunos medicamentos pueden usarse en los dos tipos de tratamiento (antihistamínicos, corticoides tópicos, broncodilatadores de acción larga,…). Su especialista le indicará claramente cuándo y en qué tipo de tratamiento debe usar cada medicamento. Si tiene dudas, pida aclaraciones e instrucciones escritas para evitar confusiones.

¿Cuál es el tratamiento de rescate del asma?

Básicamente consiste en administrar broncodilatadores, llamados también betamiméticos o beta-dos. Los principales son el salbutamol o albuterol, la terbutalina o terbuterol, y el formoterol. Se pueden aplicar en inhaladores, en aparatos de nebulización, o tomados como pastillas o jarabes.
Existen varias marcas comerciales y varios dispositivos para la medicación inhalada. La medicación inhalada se usa con más frecuencia al principio, cada 4-6 horas, y luego se va separando, cada 8 horas, según se va mejorando. Alguna vez se puede repetir, al inicio de los síntomas, cada 20-30 minutos, 2 ó 3 veces. Si hace falta repetirlo más veces porque no se acaba de mejorar, es señal de que debe acudir a un centro médico para valoración.
Otros medicamentos que también pueden usarse son los anticolinérgicos o atropínicos como el ipratropio, y las xantinas o teofilinas, actualmente poco utilizadas. Los corticoides o derivados de la cortisona por vía general (tomados o inyectados) se utilizan también con frecuencia, sobre todo si la respuesta a los broncodilatadores no es suficiente. Se suelen usar en tandas de 3 a 5 días.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la rinitis?

El principal es el de tipo antihistamínico. Se puede usar vía general, en pastillas o jarabes, o vía tópica, en forma de spray nasal. Los primeros antihistamínicos se tomaban cada 8 horas, y daban sueño: los más modernos se toman cada 24 horas, y no suelen producir sueño. Los antihistamínicos vía general anulan las pruebas en piel de la alergia, por lo que hay que evitarlos una semana antes de hacerse esas pruebas. Los antihistamínicos tópicos, en spray nasal, no producen sueño ni alteran las pruebas de alergia.
También se usan como rescate los corticoides en spray nasal.
Los vasoconstrictores son medicamentos que se toman vía general, en pastillas o jarabes, habitualmente no solos sino asociados con algún antihistamínico. Los vasoconstrictores también se usan en gotas nasales. Son muy efectivos, pero pueden presentar efecto rebote, es decir, que cuando se pasa su efecto, producen casi más síntomas que los que había inicialmente. No se recomiendan muy a menudo, y si se usan, no más de 3 ó 4 días.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la conjuntivitis?

Es bastante parecido al de la rinitis. Se usan los antihistamínicos vía general, y también antihistamínicos tópicos en forma de colirio.
Se pueden usar vasoconstrictores, y las llamadas cromonas (cromoglicato y nedocromil), pensadas como tratamiento preventivo, se utilizan en ocasiones como rescate. Otros medicamentos que se usan en las conjuntivitis son los anti-inflamatorios, del mismo tipo que los usados en pastillas o en pomadas, pero en forma de colirio.
Los medicamentos más eficaces son los corticoides, que sólo se utilizan si no se mejora con los anteriores. Son muy eficaces, pero pueden originar problemas de presión en el ojo y llegar a dañar la vista. Por eso no se recomiendan más de una semana, y si hay que prolongar el tratamiento, debe ser controlado por un oculista que vigile la presión del ojo.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la urticaria y el edema?

El tratamiento básico consiste en antihistamínicos vía general, los mismos que se usan para la rinitis o la conjuntivitis. Si los síntomas son mas intensos se recurre a corticoides, en tandas de pocos días.
Hay antihistamínicos vía tópica, en cremas, poco recomendables, y corticoides tópicos. Las lesiones de la urticaria suelen ir cambiando por minutos, y si se usan corticoides tópicos, probablemente las lesiones hayan cambiado antes de que estos puedan hacer efecto, y por ello no se suelen recomendar.
El edema o inflamación se trata igual que la urticaria. Si se produce inflamación en una zona con riesgo para la vida, como puede ser en la garganta o en las cuerdas vocales, se debe usar adrenalina sin tardanza, y repetir si hace falta cada 15-20 minutos, mientras se busca atención médica avanzada.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la dermatitis atópica?

Consta de un tratamiento general, para aliviar los picores, y otro tópico, para las lesiones de piel. Para los picores se usa un antihistamínico, el más frecuente es la hidroxicina (Atarax®), que produce además un efecto sedante e induce al sueño.
Como tratamiento tópico se usan soluciones calmantes, cremas hidratantes, inmunomoduladores como el pimecrolimus (Elidel®, Rizan®) o el tacrolimus (Protopic®), y cremas de corticoides, de las cuales existen muchas, más o menos potentes. Los corticoides son los más eficaces, pero los tratamientos prolongados y repetidos también pueden producir efectos indeseables, por lo que conviene retirarlos en cuanto sea posible.
Si a la dermatitis se le añade alguna complicación (cosa relativamente frecuente), como una infección por bacterias, hongos o virus, se debe añadir el tratamiento correspondiente.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la dermatitis de contacto?

Se utilizan cremas de corticoides durante unos pocos días, tras retirar la sustancia causante de la dermatitis. No suele ser necesario recurrir a antihistamínicos para los picores. Igual que con la dermatitis atópica, si se produce alguna sobreinfección se le añadirá el tratamiento correspondiente.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la alergia a alimentos?

Será el correspondiente a los síntomas que cause, según sean de asma, rinitis, conjuntivitis, urticaria-edema o dermatitis. Si los síntomas son principalmente digestivos, con vómitos, retortijones o diarrea, habrá que evitar la deshidratación, aumentando la toma de líquidos y aportando una dieta astringente, como en las gastroenteritis infecciosas. En los síntomas generalizados o amenazantes para la vida, la adrenalina será siempre el tratamiento de elección.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la alergia a medicamentos?

Como en el caso de los alimentos, dependerá de los síntomas que cause. Como siempre, cuando hay un peligro inmediato para la vida, se usará la adrenalina. Otros tratamientos como los corticoides, los antihistamínicos u otros se utilizan en segundo lugar, una vez que la reacción más severa está controlada.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la alergia a picaduras?

Como se comenta en la sección de enfermedades alérgicas, el tratamiento de urgencia de la verdadera alergia a picaduras de abejas o avispas es la utilización de la adrenalina. Otros medicamentos como broncodilatadores o antihistamínicos para otros síntomas son secundarios a la inyección de adrenalina.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la alergia a látex?

La alergia a látex no provoca síntomas específicos y exclusivos del látex, sino iguales a los que causan otras alergias. Por ello, el tratamiento será el que corresponda a los síntomas que se presenten.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la anafilaxia?

La anafilaxia se define como la presencia al mismo tiempo de síntomas en varios órganos del cuerpo (ojos, nariz, bronquios, piel, digestivos, malestar, mareos, pérdida de conciencia, bajada de la tensión o shock). Si los síntomas son leves, se usarán broncodilatadores o antihistamínicos, pero si son severos se debe administrar adrenalina sin esperas.
La adrenalina actúa en muy corto tiempo, y salva la vida cuando está en peligro extremo. En caso de riesgo se debe inyectar la adrenalina antes siquiera de pedir asistencia médica, para que vaya haciendo efecto. Como regla general, si se ha llegado a pensar que la adrenalina podría ser necesaria, lo mejor es no dudar y administrarla. El uso de corticoides inyectados (tipo Urbasón®) no es equivalente al uso de adrenalina y no deben sustituirla.

Resumen del tratamiento de rescate

Se toma cuando aparecen los síntomas y se deja cuando los síntomas desaparecen. Los pacientes aprenden a reconocer sus síntomas para poder usarlo en las fases iniciales. Este tratamiento tiene un efecto muy rápido y evidente, y se usa durante periodos cortos de tiempo. Sólo hace efecto mientras se toma, y el efecto desaparece cuando se deja; no produce efectos a largo plazo. El tratamiento es diferente según los síntomas que aparezcan. Cuando no se responde pronto, se debe consultar con el médico. También se debe consultar cuando se necesita muchos días, o se necesita con mucha frecuencia. Como algunos medicamentos se usan tanto como para rescate como para prevención se deben pedir las aclaraciones necesarias al especialista.