Pruebas funcionales

¿Qué son las pruebas funcionales?

Las pruebas funcionales son las que permiten diagnosticar los trastornos del aparato respiratorio, valorar la respuesta a tratamientos y ver la evolución de las enfermedades respiratorias en el tiempo.

Las pruebas funcionales pueden ser del pulmón o nasales.

¿Las pruebas funcionales valoran la alergia?

Las pruebas funcionales valoran el estado pulmonar o nasal, se tenga o no alergia. Se realizan a las personas con asma y / o con rinitis, sea de causa alérgica o no alérgica. También se realizan a personas con enfermedades pulmonares distintas del asma.

¿Cuáles son las pruebas funcionales pulmonares?

Espirometría forzada , pruebas de provocación bronquial (test del ejercicio, test de la metacolina ), pruebas de medición de la resistencia pulmonar ( oscilometría, interrupción de flujo o RINT) , pletismografía, DLCO o capacidad de difusión pulmonar ,medición del óxido nítrico, ( FeNO ).Todas estas pruebas valoran distintos aspectos (flujos, volúmenes, grado de inflamación ,etc ) en los pulmones y bronquios. Algunas de estas pruebas, necesitan de la colaboración del paciente por lo que depende de su estado, edad y comprensión para realizarlas correctamente.

¿Cuáles son las pruebas funcionales nasales?

Las pruebas nasales, se llama rinometría. Estas valoran la entrada y salida del aire por la nariz, y la resistencia que encuentra el aire a su paso. Se utilizan en el estudio de las rinitis. Y también en algunos estudios de provocación con alérgenos ambientales.

¿Qué es la prueba del óxido nítrico?

El óxido nítrico o ON es un gas que en condiciones normales el organismo produce en mínima cantidad, desde su descubrimiento el óxido Nítrico (ON) se ha convertido en una de las moléculas más estudiadas. Cuando hay inflamación, la concentración de este gas aumenta y esto, lo convierte en un buen marcador para valorar si existe inflamación en los bronquios, como es en el caso del asma . La prueba consiste en medir la cantidad de este gas en el aire espirado ( FeNO ) . Valores de más de 25-35 ppb pueden indicar cierto grado de inflamación bronquial.

Se debe hacer siempre antes de la espirometría, ya que esta prueba, al relalizar un esfuerzo, actúa como broncodilatador, y puede darnos un resultado erróneo.

¿Los medicamentos influyen en las pruebas funcionales?

Si influyen, eso es precisamente lo que interesa comprobar a veces. El médico puede tener interés en ver cómo está el aparato respiratorio sin medicación, y en cómo responde cuando toma medicación, tanto en las pruebas pulmonares como en las nasales. Por eso al valorar los resultados se tiene en cuenta, el tratamiento que se está tomando. Normalmente para hacer un estudio funcional, se deben suspender los inhaladores 12 horas antes de las pruebas.

¿Qué es la prueba de broncodilatación?

Consiste en hacer una prueba de función pulmonar basal, administrar una inhalación máxima, normalmente 4 pufs, del broncodilatador con cámara, y repetir la prueba de función pulmonar al cabo de 15-20 minutos para ver si los bronquios responden a la medicación, se dilatan y mejora la función pulmonar. Esta prueba se emplea para ver si hay obstrucción reversible del flujo aéreo.

En las pruebas nasales se hace una prueba equivalente, en la cual se administra un vasoconstrictor, para mejorar el paso del aire por la nariz.

¿Qué son las pruebas de provocación bronquial y nasal?

Las pruebas de provocación bronquial, o de broncoconstricción, sirven para valorar, la hiperreactividad bronquial. Está indicada en el diagnóstico de asma en niños con clínica compatible y espirometría normal, en el diagnóstico de asma inducido por ejercicio, en el estudio de la tos crónica y para evaluar la respuesta al tratamiento crónico del niño asmático

También existen pruebas equivalentes de provocación nasal en rinitis.

¿Qué tipos de pruebas de provocación bronquial existen?

Principalmente son dos: las específicas y las inespecíficas.

En pediatría se utilizan las inespecíficas y son para valorar si los bronquios reaccionan irritándose y cerrándose frente a un estímulo. Puede ser una sustancia inhalada (metacolina, AMP,…), o un esfuerzo físico.

¿Qué es el test de esfuerzo?

Algunas personas con asma pueden notar sus síntomas de manera espontánea y además cuando realizan ejercicio físico. Otras tienen los síntomas solamente al hacer ejercicio, no de manera espontánea. Pero al notar dificultad respiratoria, al hacer ejercicio, puede ser debido a otras causas distintas del asma.

Para diferenciar esto, se hace una prueba funcional basal (espirometría), luego se realiza ejercicio, y después se repiten varias espirometrías, después del esfuerzo, para ver si los bronquios se cierran. En caso de que ocurra esto, se habla de asma inducida por esfuerzo o por ejercicio. El ejercicio que se hace en el test dura entre 6 y 10 minutos, consiste en correr en una cinta rodante, pedalear en una bici estática, o hacer carrera libre.

¿Son peligrosas las pruebas funcionales?

Las pruebas funcionales normales no tienen riesgo. Las de broncodilatación en todo caso mejoran la función pulmonar, así que tampoco son de riesgo. En las pruebas de provocación sí que se pueden producir síntomas de asma, con dificultad para respirar. Pero el paciente está vigilado en todo momento, si empiezan a aparecer síntomas claros, se interrumpe la provocación, y se administra un broncodilatador para que desaparezcan los síntomas. De todas maneras, el paciente debe de ser informado sobre en qué consiste la prueba y cuál es la preparación previa a su realización (suspensión de inhaladores, uso de ropa y calzado cómodo en caso de ejercicio etc.,).

¿Las personas con asma tienen mal las pruebas funcionales?

No siempre. Algunas personas con asma, en los periodos asintomáticos, en medio de dos crisis agudas, se recuperan totalmente y tienen las pruebas funcionales normales.

Otras personas con asma, en los periodos que aparentemente están bien, pueden tener las pruebas funcionales alteradas, aunque no tengan sintomatología.

Algunas personas que no han tenido asma y no tendrán, también pueden tener alteraciones en las pruebas funcionales. Por ello las pruebas funcionales no se interpretan de manera aislada, sino conjuntamente con todos los demás datos disponibles.

Lo mismo que para el asma se puede decir de la rinitis y las pruebas de función nasal.

¿Cómo se interpretan la broncodilatación y la provocación?

Se comparan los datos de las pruebas tras la broncodilatación o la provocación con los datos iniciales, y se ve si ha habido cambios en los diversos aspectos de la función. Estos cambios tienen que alcanzar unos valores determinados para considerarse anormales. Cambios pequeños son normales y pueden darse en todas las personas. El médico interpretará los resultados en función de la técnica empleada, del grado de variación y los síntomas del paciente.