21 de febrero de 2012

No es necesario retrasar la introducción de alimentos en niños para prevenir alergias

Noticia
Evaluaciones recientes encuentran que el retraso en la introducción de alimentos en lactantes no es útil para evitar la aparición de alergia

Leche, huevos y frutos secos provocan idénticas reacciones alérgicas

 No es necesario retrasar la introducción de alimentos en niños para prevenir alergias

 En caso de sospecha de alergia en niños se recomienda acudir a un servicio de alergología pediátrica para un correcto diagnóstico

 El asma alérgica suele aparecer a los 3 ó 4 años

     Madrid, 20 de febrero de 2012. Ya no es necesario retrasar la introducción de determinados alimentos por su potencial alergénico, como se hacía hasta ahora en muchos casos, según un estudio publicado en la revista Evidencias en Pediatría, ya  que la proporción de niños con síntomas alérgicos no aumenta. La Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) apoya las recomendaciones de esta investigación y recomienda acudir a un servicio de alergología pediátrica si se sospecha que el niño puede ser alérgico.

     Alimentos como la leche de vaca, el huevo, los frutos secos, la soja o el gluten pueden empezar a introducirse en niños a partir de los seis meses, pues el hecho de posponerlo ya no está asociado con la aparición de eccema o sibilancias (pitidos al respirar) según el estudio. La doctora Ana Mª Plaza, coordinadora del grupo de trabajo de alergia a alimentos de la SEICAP “aconseja empezar a introducir estos productos a las edades adecuadas y recomendadas por el pediatra, por ejemplo el huevo alrededor del año o el trigo hacia los seis meses”.

     El trabajo, realizado por el Hospital Universitario de Rotterdam, en Holanda, se realizó con 6.905 niños desde el nacimiento hasta los cuatro años, entre abril de 2002 y enero de 2006. A estos niños se les empezó a introducir entre los seis y los 12 meses alimentos tales como la leche de vaca, el huevo, el cacahuete, los frutos secos, la soja y el gluten. El estudio comprueba que “no existe una asociación entre la introducción de este tipo de alimentos con la aparición de eccema o sibilancias”.

 

Los resultados fueron que un 31% de los niños presentaron sibilancias a los dos años y un 14% a los tres y cuatro años. “Estos porcentajes son habituales, puesto que está demostrado que uno de cada tres niños va a tener sibilancias a los dos años, causadas por infecciones víricas, y que el asma alérgica suele aparecer hacia los tres o cuatro años de edad”, afirma la doctora Plaza.

     Otra reacción frecuente fue el eccema, que presentaron el 38% de los niños a los dos años, el 20% a los tres y el 18% a los cuatro años. Esto demuestra que “la introducción tardía de alimentos alergénicos después de los seis meses de edad no se asocia a un menor número de enfermedades alérgicas a los dos, tres o cuatro años”, según los autores. En el estudio también se observa que este tipo de reacciones alérgicas aparecen con más frecuencia en todas las edades cuando los niños tienen antecedentes de alergia a la leche de vaca en el primer año de vida y de atopía en los padres.

     Para la doctora Plaza, la constante evitación de un alimento en niños diagnosticados de alergia al mismo "no genera, muchas veces, la desaparición de la patología".

 Introducción pautada en alérgicos

     Un grupo de alergólogos pediátricos pertenecientes a centros de toda España han realizado un estudio que muestra que la introducción pautada de la leche de vaca en edades tempranas permite desensibilizar a los pacientes. Además, otro grupo de alergólogos pediátricos, liderados por la doctora Flora Martín-Muñoz, del Servicio de Alergología del Hospital Infantil La Paz, en Madrid, está coordinando una investigación nacional sobre las posibilidades de la inducción pautada en alergia al huevo.

    Para descargar foto pinche aquí

 Para más información:

Carlos Mateos/Rocío Jiménez. COM SALUD.

Tels.: 91223 66 78/ 685 53 68 16