Previous icon

Volver

14 Abr 2020
Niña rinitis

Los síntomas de rinitis alérgica también se pueden manifestar en casa

El doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma, habla en este vídeo sobre rinitis alérgica en los niños

Aunque es indudable que el riesgo de sufrir síntomas de rinitis alérgica es mayor al aire libre por la variedad de alérgenos inhalantes, sobre todo durante la primavera, lo cierto es que en casa también se pueden manifestar. La rinitis alérgica suele aparecer como consecuencia de la respiración de sustancias flotantes en el aire. Por ello, desde SEICAP se recuerda la importancia de intentar evitar en la medida de lo posible el contacto de los niños con las sustancias que les provocan rinitis alérgica durante el confinamiento.

Causas de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una inflamación crónica de la mucosa nasal que produce síntomas como estornudos, mucosidad abundante y obstrucción nasal, principalmente. Tal y como afirma en este vídeo el doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma, afecta a entre un 10 y un 20% de los niños, aunque hay diferencias de unas regiones geográficas a otras como consecuencia del clima. Los alérgenos causantes más frecuentes en España son los ácaros del polvo, que predominan en las zonas húmedas y templadas (como las costeras) y los pólenes, sobre todo de olivo y de gramíneas, que predominan en el interior y tienen un carácter más estacional. Además, los hongos y los animales de compañía, son causantes frecuentes de rinitis alérgica.

Por otro lado, también pueden influir en los síntomas otros desencadenantes como el resfriado, los olores fuertes, los humos, el polvo como el de las tizas, cambios bruscos de temperatura (pasar del sol a la sombra o viceversa), la práctica de ejercicio excesivo, la entrada de agua en la nariz al bañarse, el estar nervioso, el llanto, los alimentos ácidos o picantes, etc.

Los síntomas de rinitis alérgica pueden llegar a resultar bastante molestos en los niños y causarles un impacto notable en su vida diaria, pues puede provocarles falta de concentración, insomnio, dolores de cabeza, etc.

De forma frecuente la rinitis alérgica se asocia a la conjuntivitis. También puede ser habitual que el niño tenga afectados los bronquios y que por ello se produzca asma alérgica. Por último, también se puede asociar a dermatitis atópica y alergia a alimentos.

Consejos para evitar la rinitis alérgica en casa

El principal tratamiento que recomiendan los pediatras alergólogos para la rinitis alérgica en los niños es la evitación de cualquier contacto con los alérgenos causantes de los síntomas. Por ello, en estas semanas en las que se debe permanecer en casa, se aconseja tomar una serie de precauciones, para procurar que el aire que respiran los niños esté libre de alérgenos.

En primer lugar, lo recomendable es ventilar su habitación unos minutos por la mañana a primera hora y tener las ventanas cerradas el resto del día. Si salen al balcón o terraza, hay que prestar atención al viento que puede mover el aire y atraer las sustancias, como los pólenes, a esos espacios. Por ello, se debe estar al tanto de los calendarios polínicos para ver qué momentos son los peores, para que no permanezcan tiempos prolongados en estos lugares.

Los principales alérgenos de interior son los ácaros del polvo y los animales de pelo. Es importante procurar una adecuada limpieza de su habitación y zonas comunes, como el salón, para evitar la acumulación de polvo y evitar el uso de objetos que puedan acumularlo como las alfombras o los peluches. No debería haber animales en el hogar si el niño es alérgico a ellos.

Por supuesto, como siempre recomienda SEICAP, hay que evitar al máximo la exposición de los niños al humo del tabaco y más en las circunstancias actuales en las que los menores pasan todo el tiempo en casa. Además, se debe prestar atención a los olores y humos que se desprenden al cocinar, o por el uso de determinados tintes o pinturas para las manualidades.

Tratamiento de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica es hoy por hoy una enfermedad que no tiene cura y, por tanto, los niños que la padecen tienen que aprender a convivir con ella. Además, de las medidas de evitación, será necesaria la toma de una serie de medicamentos que permitan aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Los más habituales son los antihistamínicos y los corticoides nasales. Además, también se puede utilizar inmunoterapia con un efecto a largo plazo, de manera que modula la respuesta alérgica y permite que el niño, al terminar el tratamiento pueda estar sin síntomas durante un tiempo prolongado o, incluso, de por vida.