Previous icon

Volver

2 Jul 2019
Deporte y asma

Los niños con asma deben practicar deporte

Vídeo-entrevista al doctor Sergio Quevedo, miembro de la Junta Directiva de SEICAP, sobre la importancia de la práctica del deporte en niños con asma

Los niños con asma deben practicar deporte pues, no solo les permite tener una buena condición física y un peso adecuado, sino que además favorece la mejora de su sistema respiratorio, ya que ejercitan la musculatura respiratoria, lo que resulta positivo para su enfermedad. Así lo explica el doctor Sergio Quevedo, secretario de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Asma de esfuerzo en niños

El deporte permite además que los niños con asma puedan hacer el mismo ejercicio que los demás con el mínimo consumo de aire para evitar crisis, lo que hace que sea menos probable que tengan una crisis asmática desencadenada por el esfuerzo. El asma inducida por el ejercicio es una broncoconstricción, producida como consecuencia del ejercicio físico, lo que puede ser frecuente en pacientes asmáticos. De hecho, según afirma el doctor Quevedo, hasta un 80% de los pacientes con asma pueden presentar sintomatología con el ejercicio, lo que incluye tos, sibilancias, opresión torácica, sensación de dificultad respiratoria, lo que les impide realizar actividad física normal. Estos síntomas pueden aparecer durante la práctica deportiva o después de haberla realizado.

En principio los niños con asma pueden practicar cualquier tipo de deporte, aunque hay algunos que tienen más posibilidades de desencadenar una crisis de asma. Aquellos deportes que suponen la exposición a aire frío y seco y, además, requieren de un esfuerzo mantenido y sin descanso, como el fútbol, el rugby, atletismo o el ciclismo, por lo general, deportes al aire libre, son más susceptibles de provocar una crisis. Sin embargo, si es un deporte que al niño le gusta y entusiasma practicar, este no es motivo para que lo pueda practicar. Solo tendrá que seguir unas adecuadas medidas de prevención.

Por otro lado, hay otros deportes como los de raqueta, artes marciales o natación, en los que suele haber más descansos, tienen menos posibilidades de desencadenar una crisis.

Asma infantil y deporte

Entre las recomendaciones que debe seguir un niño con asma a la hora de hacer deporte se encuentran:

  • Un buen calentamiento: es importante prepararse antes de la práctica del ejercicio y calentar de forma adecuada al deporte que se va a practicar diez minutos antes.
  • Uso de broncodilatador: en caso de haber sufrido antes sintomatología con la práctica de ese mismo deporte, el pediatra alergólogo indicará las medidas a seguir y la conveniencia de utilizar el broncodilatador de forma previa a la práctica del ejercicio.
  • Evitar deportes al aire libre con una temperatura ambiental baja con mucha sequedad en el ambiente.
  • Si presenta sintomatología durante la práctica del ejercicio, se le debe permitir parar para poder administrarse la medicación de rescate si hiciera falta, siempre pautada por el pediatra alergólogo. En este sentido, es importante que los profesores de educación física y entrenadores deportivos conozcan qué niños de su grupo tienen asma.

En resumen, los niños con asma pueden practicar cualquier deporte que les guste, siempre siguiendo unas recomendaciones. De hecho, en los deportistas de alto nivel el asma de esfuerzo es muy frecuente.