Previous icon

Volver

22 Ene 2019
Asma contaminacion

Los niños asmáticos, los más afectados por la contaminación del aire

Más de una de cada cuatro muertes de niños menores de 5 años está directa o indirectamente relacionada con la contaminación ambiental.

El 93% de los niños y adolescentes están expuestos a partículas que sobrepasan los límites marcados, lo que se traduce en que más de una de cada cuatro muertes de niños menores de 5 años está directa o indirectamente relacionada con los riesgos ambientales. En España, la contaminación ha causado 93.000 muertes en una década, por lo que los expertos piden que se tome conciencia de esta problemática a escala mundial.

Ante esta situación, calificada por la OMS de emergencia mundial la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) recuerda la importancia de aplicar políticas eficaces que contribuyan a disminuir la contaminación del aire y, por tanto, los riesgos para la salud de los niños. Así, advierte de que la polución supone un peligro para el desarrollo de alergias respiratorias o asma en niños, así como su exacerbación.

Los niños son los más vulnerables a sufrir las consecuencias de contaminación atmosférica, pues tienen las vías respiratorias más estrechas, están más tiempo al aire libre realizando actividades y, además, respiran por la boca con más frecuencia, lo que hace que respiren contaminantes sin filtrar. Por otro lado, durante la gestación también puede ser perjudicial la exposición de la madre a estos agentes, pues se puede alterar la población de células inmunitarias del recién nacido y predisponer así a los más pequeños a alergias y asma. Además, según un estudio reciente realizado por el Instituto Caslos III, el 1,35% de los partos prematuros que se produjeron en España entre 2001 y 2009 se atribuyen a la contaminación del aire.

Principales contaminantes

La combustión de combustibles fósiles para la producción de energía, el transporte, la cocina residencial, la calefacción y la incineración de desechos, son las principales fuentes de contaminación del aire exterior en entornos urbanos. El problema radica, según detallan desde SEICAP, en que las cifras de emisiones no descienden. De hecho, las últimas publicadas por la Agencia Europea de Medio Ambiente apuntan a un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo por el transporte. En este sentido, España es el país de la Unión Europea en el que más se han incrementado hasta 2015: hay 32.106.520 vehículos, de los cuales 4.474.787 pertenecerían a Madrid y 3.644.474 a Barcelona.

Otro aspecto importante y que afecta también a la población mundial, en especial a los niños, es la contaminación del aire interior, procedente sobre todo de la combustión incompleta de combustibles contaminantes para cocinar, calefacción e iluminación.

Desde SEICAP se cree que es imprescindible que los diferentes sectores de la población tomen parte y se apliquen políticas eficaces que permitan reducir las emisiones de agentes contaminantes al aire. Se ha comprobado que las disminuciones en los niveles de contaminación ambiental se asociaron con una disminución significativa de los síntomas de bronquitis en niños y por tanto mejora el control del asma. Además, las mejoras a largo plazo en la calidad del aire se asocian con estadísticas significativas y efectos positivos sobre el crecimiento de la función pulmonar en la población infantil.

En este sentido, los ayuntamientos de distintas ciudades de España, como el de Madrid, han aplicado protocolos anticontaminación que no han servido para cumplir con la legislación europea en 2018 sobre los límites legales de dióxido de nitrógeno (NO2).