Previous icon

Volver

19 Mar 2019
Vacunas rinitis3

Las vacunas reducen el riesgo de asma en niños con rinitis alérgica

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) recuerda la importancia de la inmunoterapia para el control de los síntomas de la rinitis alérgica y la prevención del asma en niños

En la actualidad, las vacunas son un tratamiento eficaz, tanto para controlar los síntomas de rinitis alérgica estacional o persistente en niños, como para reducir el riesgo de que sufran asma en el futuro. Así lo indica la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) que recuerda que ante las primeras consultas de la temporada por rinitis con la cercanía de la primavera, es importante distinguirlas del catarro común y resfriado, y derivar al especialista si los síntomas son estacionales o persistentes. De esta manera, el pediatra alergólogo estudiará el caso e indicará el tratamiento más adecuado a seguir. Sin embargo, advierten, el retraso en la derivación al especialista y la falta de confianza en las vacunas conlleva que muchos niños estén sin tratar adecuadamente.

La rinitis alérgica es la enfermedad alérgica crónica más común en niños y su prevalencia oscila entre el 8,2 y el 38% en la población pediátrica española, según un estudio realizado por pediatras alergólogos españoles. El 60% de ellos tiene rinitis alérgica estacional, causada sobre todo por el polen de olivo y/o gramíneas. En función de la zona geográfica en la que resida el niño tendrán alergia a un tipo de polen u otro. En la zona del norte o centro de España son más comunes las rinitis alérgicas causadas por un único polen. Sin embargo, en la zona del Mediterráneo y sur de España hay más pacientes polisensibilizados que tienen síntomas nasales y oculares durante períodos largos del año.

La inmunoterapia con alérgenos, tanto sublingual como subcutánea, es capaz de alterar el curso natural de la enfermedad alérgica. Por eso es de especial importancia en edades pediátricas y se suele emplear a partir de los 5 o 6 años. Desde SEICAP se recomienda que aquellos casos de rinitis estacional o persistente, comunes en esta época del año cuando suele empezar la polinización de muchas plantas potencialmente alérgicas, inicien un tratamiento con vacunas. De esta manera se controlarán sus síntomas y, por tanto, mejorarán su calidad de vida. La rinitis alérgica causa síntomas que pueden llegar a ser molestos y reducir la capacidad de los niños para realizar ciertas actividades. Suele provocar picores muy intensos en nariz, oídos y paladar, muchos estornudos, goteo continuo de nariz, taponamiento, dolor de cabeza, falta de concentración o dificultad para conciliar el sueño.

El estudio GAP, uno de los más importantes realizados hasta el momento sobre este asunto, ha demostrado que la inmunoterapia con gramíneas tiene efectos mayores en la prevención de los síntomas de asma cuando el tratamiento se inicia a una edad más temprana. Así, comprobaron que las vacunas tuvieron un efecto a largo plazo sobre la rinoconjuntivitis alérgica y previnieron la aparición de los síntomas de asma, incluso hasta dos años después de finalizado el tratamiento. El análisis fue realizado con más de 800 niños con edades entre los 5 y 12 años de 11 países europeos.

Por estos motivos, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) recomienda un tratamiento de entre tres y cinco años, dependiendo de los casos, de inmunoterapia subcutánea o sublingual para niños y adolescentes con rinitis alérgica moderada a grave, desencadenada por alergia al polen, para prevenir el asma hasta dos años después.