2 de junio de 2013

La saliva de los perros puede causar alergia

Noticia
Un reciente estudio muestra que la saliva de los perros puede causar más alergia que la caspa

Los animales de pelo son causa frecuente de alergia. Tradicionalmente se considera que la caspa es la causa principal de esa alergia. Mientras que el pelo que sueltan se deposita en el suelo, las partículas microscópicas de caspa permanecen flotando en el aire, y pueden ser respiradas, dando origen a síntomas alérgicos de asma, rinitis o conjuntivitis. Además esa caspa se adhiere a la ropa, y puede ser transportada a otros lugares, tal como se ha comprobado en colegios y escuelas.

 

Las pruebas cutáneas tradicionales de alergia frente a perro utilizan proteínas alergénicas obtenidas de la caspa de perro. Existen algunos pacientes con síntomas claros de alergia a los perros que sin embargo tienen pruebas cutáneas negativas, normales.

Un estudio publicado en la revista Allergy (Dog saliva - an important source of dog allergens. Polovic et al. Allergy 2013 May;68(5):585-92) valora la presencia de proteínas causantes de alergia en la saliva de varias razas de perro. Encuentran que 44 de 59 pacientes (75%) alérgicos a caspa de perro también tienen alergia a la saliva, demostrada por pruebas analíticas sofisticadas. Algunos de esos pacientes tienen incluso respuestas más intensas a la saliva que a la caspa. Esas respuestas en algunos casos se atribuyen a proteínas comunes a caspa y saliva, pero en otros casos se atribuyen a proteínas presentes en la saliva y no en la caspa.

En pacientes con síntomas pero con resultados negativos en las pruebas cutáneas tradicionales con caspa encuentran que parte de ellos (20%) tienen alergia a la saliva, lo cual puede justificar sus síntomas.

Estos resultados concuerdan con lo que refieren algunos pacientes de que el contacto con los perros no les causa síntomas aparentes, pero que cuando son lamidos por perros experimentan reacciones cutáneas.

Algunas razas de perro, como el Dogo de Burdeos y el Golden Retriever o Cobrador Dorado, parecen tener saliva con menos capacidad de causar alergia, aunque los datos del estudio son insuficientes para determinar esto con claridad.

Los autores concluyen que se han de mejorar las pruebas disponibles actualmente para el estudio de la alergia a los perros, para lo cual se ha de tener en cuenta el papel de la saliva.