Previous icon

Volver

15 Feb 2018
Peter Rabbit

La película infantil Peter Rabbit frivoliza sobre la anafilaxia

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) considera que la película infantil Peter Rabbit frivoliza sobre una situación grave para los niños alérgicos, como es la anafilaxia, y advierte de la responsabilidad de la industria del cine, y de la sociedad en general, sobre los mensajes que se transmiten acerca de esta reacción que puede ser potencialmente mortal. 

Por ello, solicita a la productora Sony Pictures, antes de que la cinta se estrene en España el próximo 23 de marzo, la retirada de unas polémicas escenas en las que el protagonista ataca con moras a su enemigo, sabiendo que es alérgico y provocándole una anafilaxia, con lo que éste tiene que hacer uso urgente de epinefrina.

Boicot a la película Peter Rabbit

Diversas asociaciones de pacientes alérgicos de distintas partes del mundo han llamado al boicot de esta película, tras su estreno el pasado fin de semana. Consideran que es un ataque deliberado contra los alérgicos y lo califican incluso de bullying. En Reino Unido, la organización sin ánimo de lucro Allergy UK asegura que la cinta se burla de las personas alérgicas y la ha tildado de irresponsable. Sus creadores ya han pedido disculpas.

El Grupo de Anafilaxia de la SEICAP considera que trivializar con reacciones de este tipo puede llevar a los niños a imitar estos comportamientos y provocar graves accidentes, ya que la anafilaxia puede matar. El año pasado en Londres un adolescente de 13 años con alergia a la leche de vaca murió después de ser obligado a comer queso por parte de otros compañeros.

La anafilaxia es la reacción alérgica más rápida, grave y potencialmente mortal que puede padecer una persona. Su prevalencia está aumentando en niños de manera considerable, según el Manual de Anafilaxia Pediátrica, que ha editado el Grupo de Trabajo de Anafilaxia de la SEICAP.

La anafilaxia se caracteriza por la asociación de síntomas que afectan de manera simultánea a varios órganos: la piel y el aparato respiratorio, digestivo y cardiovascular. Desde SEICAP se insiste siempre en la importancia de actuar a tiempo y en la disposición de autoinyectores de adrenalina en aquellos lugares en los que sea frecuente la presencia de niños. Por ello, han lanzado y apoyado iniciativas de Change.org para solicitar su obligatoriedad en restaurantes y colegios.