Previous icon

Volver

7 Jun 2019
Frutos secos

    La alergia a los frutos secos puede aparecer en torno a los 2 o 3 años

    Entrevista con el doctor Luis Echeverría, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la SEICAP

    La alergia alimentaria a los frutos secos está cada vez más presente en la edad infantil, de hecho, según diversos estudios puede afectar a entre el 0.5 y 1% de los niños. Es una alergia que puede aparecer a partir de los 2 o 3 años, según indica el doctor Luis Echeverría, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la SEICAP, en este vídeo. Los frutos secos conllevan riesgo de sofocación o atragantamiento, por lo que no suelen darse a edades tempranas y es en la edad prescolar cuando empiezan a tener contacto con este alimento y, por tanto, cuando pueden desarrollar alergias. 

    Dentro de los frutos secos se incluyen diversos alimentos vegetales de distintas familias botánicas cuya composición natural tiene hasta un 50% de agua. Cuando se habla de alergia a frutos secos se incluyen en ellos el cacahuete, los frutos de cáscara y las semillas. En el mundo anglosajón el que causa alergia de forma más habitual es el cacahuete. Sin embargo, en España es la nuez. Un porcentaje alto de niños puede tener alergia a más de un fruto seco, sobre todo cuando son frutos secos de familias relacionadas, como es el caso de la nuez. Lo importante es que el pediatra alergólogo haga un estudio completo para determinar el fruto seco concreto que está provocando la alergia. Hasta ese diagnóstico la recomendación general, por precaución, es evitar todos los frutos secos.

    Síntomas de alergia a los frutos secos

    Los síntomas son los mismos que puede provocar cualquier alergia alimentaria. Los más habituales son los cutáneos, con habones y urticaria, entre otros. Aparecen entre una y dos horas tras ingerir el alimento y pueden extenderse con edema en párpados y labios, vómitos, dolor abdominal, o incluso anafilaxia, con la aparición de cuadros alérgicos graves con síntomas de dificultad respiratoria, para tragar o pitos audibles. Esta situación de anafilaxia requiere de un tratamiento inmediato.

    Tratamiento de la alergia a los frutos secos

    La principal medida que deben seguir los niños con alergia a los frutos secos diagnosticada es la evitación del alimento. Sin embargo, esto resulta un tanto difícil debido a la alta distribución de estos alimentos en colegios o escuelas infantiles, ya que es un ingrediente presente en muchos snacks o meriendas, en fiestas de cumpleaños, etc. Esto dificulta su identificación y favorece que el niño pueda tener problemas con su ingesta.

    ¿La alergia a los frutos secos se quita?

    A diferencia de otras, como la del huevo o la leche, la alergia a los frutos secos se mantiene de por vida. De hecho, se estima que solo el 20% de los niños diagnosticados alcanzará la tolerancia natural de adulto, pero son casos más leves o con niveles bajos de IgE. En el mundo anglosajón están estudiando la eficacia de la inmunoterapia oral para la inducción a la tolerancia oral de frutos secos como el cacahuete. Hasta el momento en España no se aplica esta terapia en las unidades de alergia pero se espera que en los próximos años se pueda poner en marcha.

    Por último, en cuanto a la prevención, aún no se ha demostrado nada en frutos secos como la nuez. Sin embargo, en el caso del cacahuete parece que su introducción temprana en bebés con riesgo de alergia alimentaria ha disminuido la incidencia de alergia al cacahuete a los cinco años de vida. Es decir, la introducción precoz de alimentos está demostrando ser una medida preventiva.