Previous icon

Volver

18 Jul 2018
Avispa

En verano aumentan los riesgos de reacción alérgica en niños por picaduras de insecto

La SEICAP aconseja qué hacer este verano para evitar las temidas picaduras de avispas o abejas

Los riesgos de reacción alérgica a picaduras de insecto en niños diagnosticados con alergia a su veneno se incrementan durante los meses de verano debido al mayor tiempo que pasan al aire libre. El campo, la piscina y todos aquellos lugares con mucha vegetación o aguas estancadas son el ambiente ideal para todo tipo de insectos, como mosquitos, avispas o abejas. Por ello, desde la SEICAP se recomienda extremar la precaución en estos sitios y llevar siempre consigo la medicación de rescate para utilizar en caso de que se produzca una reacción generalizada.

La alergia a las picaduras de avispa

Entre el 56 y el 94% de la población general ha sido picada alguna vez en su vida por himenópteros, según la Guía Alergia al Veneno de los Himenópteros de la EAACI (Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica) que añade que las reacciones alérgicas sistémicas a picaduras de estos insectos afectan al 3,4% de los niños. La alergia a su veneno suele aparecer a partir de una segunda picadura, que es cuando el menor habrá quedado sensibilizado a su veneno, por lo que es más frecuente en niños más mayores. Aun así será preciso que los padres de aquellos niños que ya hayan sido picados alguna vez por alguno de estos insectos estén alerta a los síntomas por si sufren una nueva picadura. La EACCI aconseja en esta guía que los pacientes lleven un kit de emergencia que contenga un autoinyector de adrenalina, antihistamínicos y corticoesteroides dependiendo de la gravedad de la reacción sufrida de forma previa. Además, concluye que el único tratamiento para prevenir más reacciones de picadura sistémica es la inmunoterapia con veneno que, en el caso de la población infantil, será indicado por el pediatra alergólogo tras un estudio alergológico exhaustivo.

Tratamiento de las reacciones alérgicas a picaduras de insecto

Las reacciones que suelen producirse son de dos tipos. Las locales es cuando aparece enrojecimiento, hinchazón y dolor en la zona afectada. Pueden ser muy intensas, pero si la inflamación no sobrepasa dos articulaciones, no son peligrosas y lo único que requieren es limpieza de la zona con agua y jabón, se puede aplicar amoniaco y frío local, además de tomar por boca, antihistamínicos y corticoides. Además, pueden ser sistémicas o generalizadas cuando los síntomas afectan a otras partes del cuerpo, se presenta urticaria con habones y mucho picor, inflamación en los ojos y la boca, síntomas respiratorios, dificultad para tragar, mareos, bajada de tensión e incluso pérdida de conocimiento. Estaríamos ante una reacción anafiláctica que puede ser peligrosa para la vida si no se atiende a tiempo. Por ello hay que administrar de forma rápida adrenalina intramuscular, además de corticoides y antihistamínicos y se debe acudir de inmediato a urgencias para valoración por el equipo médico y completar el tratamiento si fuera necesario.

Consejos para evitar picaduras de avispa

Para evitar que estas picaduras se produzcan, sobre todo durante el verano, lo aconsejable es evitar en la medida de lo posible la proximidad a los nidos de avispas o abejas. Además, es recomendable que el niño no ande descalzo por el césped, sacudir la ropa antes de ponérsela, comprobar que los asientos, vasos u otros utensilios están limpios de insectos, evitar que lleven ropas llamativas o colonias y cremas muy perfumadas en el campo o tener los cubos de basura bien cerrados en lugares con vegetación. También sería aconsejable que el niño llevara una placa de alerta médica, sobre todo si pasan tiempo lejos de sus familias durante la temporada estival.

Tipos de avispa en España

Existen varias especies de avispas. Entre las más comunes se encuentran la polistes, que anida en pequeñas colmenas de varios miembros, situadas debajo de las tejas de la vivienda o sitios similares, y son las que se acercan cuando estamos comiendo al aire libre. También está la avispa véspula, que anida en nidos individuales de barro, cerca de sitios húmedos como piscinas y en el campo. Tienen un aguijón muy afilado al final del abdomen y pueden picar varias veces y seguir viviendo. En los últimos meses, también está colonizando algunas partes de España, en concreto el norte, la vespa velutina, conocida comúnmente como avispa asiática. Ésta se caracteriza por un color naranja y un tamaño mayor del normal.

Por su parte, las abejas tienen un aguijón en forma de arpón que se queda clavado en la piel junto con el saco del veneno y parte de los intestinos, por lo que mueren poco después de la picadura.  Por ello hay que quitar el aguijón de la piel para que no se siga inyectando veneno.