31 de mayo de 2018

El tabaco agrava el asma infantil

Noticia

Con motivo del Día Mundial del Tabaco que se celebra el 31 de mayo, la SEICAP recuerda la importancia de no fumar para evitar el desarrollo de enfermedades como el asma. 

La exposición al humo del tabaco en niños con asma puede agravar sus síntomas y problemas respiratorios ya que hace que sean más frecuentes, duraderos  e intensos. Con motivo del Día Mundial del Tabaco que se celebra el 31 de mayo, la SEICAP recuerda la importancia de evitar encender un cigarrillo delante de un niño, pues es el factor evitable más importante que interviene en el desarrollo y mantenimiento del asma infantil, enfermedad que sufren uno de cada diez escolares en España.  

Según diferentes estadísticas, entre el 35-40% de los menores españoles –algunos estudios hablan del 50%– pueden estar en riesgo de tabaquismo pasivo. Las partículas nocivas del tabaco se adhieren a superficies como muebles, paredes o alfombras, por lo que existe un riesgo alto de que un niño que viva con un fumador, vaya a ser fumador pasivo. Esto puede causar enfermedades vasculares, oncológicas, alteraciones neurosensoriales o cognitivas. Sin embargo, uno de los riesgos más inmediatos son los problemas respiratorios.

Por ello, los hijos de padres fumadores tienen mayor predisposición, por tanto, a tener enfermedades respiratorias, como la rinitis y la sinusitis. Además, el tabaco actúa como desencadenante del asma infantil y puede ser capaz de llegar a provocar un episodio agudo de asma. Según el Estudio EuroPrevall realizado en toda Europa, la exposición postnatal al humo del tabaco es un factor de riesgo importante de sibilancias durante la primera infancia, entre otros factores.

Fumar durante el embarazo también puede tener consecuencias. De hecho, diversos estudios lo asocian con un mayor riesgo de sibilancias en los menores. Así, otra investigación reciente publicada en PloS one confirma que el tabaquismo en el embarazo se asocia con sibilancias persistentes e incidentes. Además, hay que tener en cuenta que puede provocar una disminución de aporte nutricional al feto, reducción de sus medidas corporales, sobre todo del peso; alteraciones endocrinológicas o de la función pulmonar, complicaciones  obstétricas (abortos espontáneos, placenta previa, etc.), un incremento del riesgo de malformaciones congénitas o, incluso, la posibilidad de muerte súbita del lactante.

La SEICAP advierte de que evitar encender el cigarrillo delante de los niños, no fumar en el coche, en el domicilio o en lugares donde los más pequeños permanecen gran parte del tiempo, puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer enfermedades respiratorias.