Previous icon

Volver

20 Jul 2020
Niños piel verano

El sudor puede provocar lesiones en la piel de los niños

Aunque el sudor no se comporta como un alergeno, la sudoración excesiva puede dar lugar a manchas rojas, urticaria o dermatitis en la piel de los niños más pequeños

Con el aumento de las temperaturas durante el verano los niños pueden sufrir reacciones cutáneas a causa del incremento de la sudoración. No se trata de una “alergia al sudor” como tal, ya que el sudor no está considerado un alérgeno, pero sí puede producir afecciones en la piel como urticarias y episodios de dermatitis que generan mucho malestar a los niños de menor edad.

Como explican los expertos de SEICAP, generalmente el sudor puede activar la inflamación de la piel, unido a otras causas que pueden estar en la ropa, como jabones u otras sustancias con las que los niños estén en contacto y que en verano les afecten a la piel en mayor medida. Este tipo de reacciones cutáneas son más frecuentes en bebés y niños de hasta 3 años de edad, quienes tienen una piel más sensible y con mayor predisposición a sufrir irritaciones.

En ocasiones, esta irritación de la piel puede empeorar a causa del estrés y la ansiedad, por lo que es conveniente analizar el estado emocional del niño y el ambiente que le rodea. Si no se produce ninguna complicación, estas reacciones cutáneas suelen dudar solo unos días y desaparecen de forma natural. En caso contrario, recomendamos acudir a la consulta del pediatra alergólogo para realizar un diagnóstico completo del pequeño y recibir asesoramiento sobre las mejores pautas para el cuidado de su piel y el alivio del picor y el enrojecimiento. 

Las afecciones cutáneas que suelen empeorar por el sudor más comunes son:

 

  • Dermatitis atópica: muchos niños nacen con la piel muy sensible y con una mayor predisposición a la dermatitis atópica. El sudor induce la aparición de piel irritada y zonas inflamadas, de aspecto rojizo, principalmente en la cara, muñecas, codos, rodillas, tobillo y cuello, donde los pliegues de la piel favorecen la producción del sudor. Esta inflamación genera mucho picor, un picor tan intenso que los niños pueden llegar a hacerse heridas graves a causa del continuo rascado.

 

  • Urticaria: se caracteriza por la aparición de lesiones en forma de ronchas que generan picor y duran menos de 24 horas en la misma localización, pero se pueden extender por diferentes zonas del cuerpo. Suele ser más común en el pecho, la espalda, brazos y piernas. En la mayoría de los casos, las urticarias provocadas en algunos casos por una reacción alérgica desaparecen en cuestión de horas.

 

  • Dishidrosis: la dishidrosis es una erupción de la piel que se manifiesta en l manos y en pies. Produce pequeñas ampollas llenas de líquido que generan picazón. Estas ampollas suelen durar unas 2 o 3 semanas. Posteriormente se secan y dejan la piel con un aspecto escamado. Para facilitar su mejoría el pediatra puede recomendar el uso de cremas dermatológicos.

Consejos para prevenir reacciones por el sudor en la piel

Para favorecer el bienestar de los niños y evitar la aparición de reacciones cutáneas en verano, recomendamos seguir los siguientes consejos:

 

  • Evitar el contacto de los bebés y los niños con sustancias agresivas con su piel, como algunos jabones o colonias. Si tienden a desarrollar este tipo de lesiones cutáneas, es aconsejable optar por productos menos irritativos específicos para niños con piel delicada o atópica.

 

  • Evitar los tejidos sintéticos en la medida de lo posible y vestirles con prendas de tejidos naturales y transpirables, como el algodón o el lino.

 

  • Bañar a los niños con agua templada en lugar de caliente para reducir la sensibilidad de la piel.

 

  • Mantener su piel siempre limpia e hidratada.

 

Si finalmente el niño desarrolla una reacción cutánea en verano debemos consultar con el pediatra alergólogo para que recomiende algún tratamiento que disminuya el picor y de esta manera evitar que se rasquen las lesiones y zonas de la piel inflamadas. Además, nos ayuda el mantener cortas sus uñas, y no utilizar esponjas ni toallas demasiado ásperas que puedan dañar aún más su piel. Mantener a niño en espacios secos y frescos será un buen aliado para acelerar la recuperación de su piel tras un brote de lesiones cutáneas provocadas por el sudor.