Previous icon

Volver

20 Dic 2018
Aprendemos jugando

El proyecto “Aprendemos jugando” ayuda a los niños a comprender sus alergias alimentarias

El taller, creado por María Jesús Vidorreta, coordinadora del Grupo de Trabajo de Enfermería de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP,) ha sido galardonado en los premios “Humanizando la Sanidad” de Teva.

El proyecto “Aprendemos jugando”, puesto en marcha por María Jesús Vidorreta, coordinadora del Grupo de Trabajo de Enfermería de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), está obteniendo excelentes resultados a la hora de ayudar a los niños con alergias alimentarias a controlar los síntomas de la anafilaxia y comprender cómo hay que actuar ante ellos.

La iniciativa ha sido premiada en la  III edición de los premios ‘Humanizando la Sanidad’ de Teva, por contribuir a disminuir la sensación de inseguridad de quienes sufren los grados más severos de la alergia alimentaria.

Como señala Vidorreta, el proyecto comenzó a desarrollarse hace unos cuatro años, con el fin de tratar de enseñar a los niños lo que son las alergias alimentarias, “y que comprendieran qué les pasa, qué alimentos deben tomar y cuáles deben evitar”. En un principio, consistía en un semáforo, en el que aparecían en color rojo los alimentos prohibidos para el niño con alergia alimentaria; en color amarillo aquellos que no se sabe si pueden tomar, y en verde los que sí pueden consumir de forma segura.

El proyecto ha ido evolucionado, y ahora hay unas fichas en las cuales están los síntomas que van teniendo los niños, así como su evolución y pautas sobre qué deben hacer. “Si son síntomas leves, por ejemplo, tomarán un tratamiento oral. Si son síntomas graves, irán directamente a la adrenalina autoinyectable. De esta forma los pequeños van reconociendo cuáles son los síntomas que tienen que servirles de alerta para recurrir a la adrenalina”, indica la coordinadora del taller.

El proyecto se ha desarrollado en el Hospital General de Valencia, y también se ha llevado a las colonias de niños con alergia alimentaria, junto con los doctores Juan Carlos Juliá, coordinador del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria de la SEICAP y Juan Carlos Cerdá, miembro del mismo grupo de trabajo.

El objetivo, como indica Vidorreta, es que las familias tengan mayor seguridad de que sus hijos controlan lo que les sucede, y darles unas explicaciones y una educación sanitaria más amplia “para que ellos puedan entender las palabras que los médicos decimos, como anafilaxia o adrenalina”.

Taller para profesionales sanitarios

Los resultados del proyecto han sido tan positivos que el taller no sólo se está impartiendo con los menores, sino también con formadores. “Hacemos el taller con médicos y enfermeras que vienen a aprender. Así, les damos un informe médico y ellos tienen que desarrollar qué alimentos pueden tomar los pacientes, cuáles no, y cuáles son los síntomas. Esto nos sirve de didáctica para estos profesionales. Todas las personas que han hecho el taller han salido aprendiendo y sabiendo cuál es la problemática de estos niños en su vida diaria”, añade Vidorreta.

Para esta enfermera, se trata de un proyecto muy redondo, porque desde que empieza hasta que termina, los pacientes acaban comprendiendo a identificar qué les pasa ante una reacción alérgica y cómo se ha de actuar para frenar los síntomas. Por ello, haber obtenido el premio ‘Humanizando la Sanidad’ supone un logro “muy importante en estos momentos, porque tenemos que tratar de llegar a las familias y a los pacientes de una forma directa”.