Previous icon

Volver

11 Feb 2019
El pediatra alergólogo, el más idóneo para el asma y la alergia infantil

El pediatra alergólogo, el más idóneo para el asma y la alergia infantil

La doctora Charo del Olmo, pediatra alergóloga vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), detalla en el siguiente vídeo el papel que ejerce el pediatra alergólogo para tratar patologías infantiles como el asma y las alergias.

El asma y la alergia son patologías que suelen iniciarse en la infancia y necesitan de un tratamiento concreto y continuado. Como explica la doctora del Olmo, el pediatra alergólogo es el profesional idóneo para pautar el tratamiento más efectivo y adaptado a cada etapa, así como para realizar el seguimiento y evolución del menor.

Cuando un niño presenta una patología alérgica, requiere de un manejo global y de un conocimiento adecuado de su desarrollo, así como de los cambios asociados a su edad. El pediatra alergólogo es el más indicado en estos casos ya que, según explica la doctora del Olmo, tiene formación específica previa en pediatría. En función de la edad del menor, la patología alergia variará. Además, tal y como advierte la doctora, el niño también puede presentar otras comorbilidades, y es el pediatra alergólogo el profesional idóneo para tratar de manera integral estas patologías.

Abordaje correcto del asma y la alergia pediátrica

Cabe destacar que la alergia infantil se inicia en la edad pediátrica y que no se trata de una patología aislada, lo que suele denominarse marcha alérgica. “El pequeño comienza teniendo dermatitis atópica, luego suele aparecer la alergia alimentaria y después pueden aparecer problemas respiratorios que precisan de un abordaje pediátrico que incluya la patología infecciosa del lactante y del niño”, explica la doctora del Olmo. El pediatra es quien mejor conoce la evolución del sistema inmunitario del niño, lo cual le capacita para hacer diagnósticos diferenciales entre patologías alérgicas y los procesos infecciosos propios de los niños pequeños.

En el caso de las alergias alimentarias, este profesional conoce bien las necesidades nutricionales del menor en cada etapa de crecimiento. Por ello, puede evaluar cómo le afecta la exclusión de determinados alimentos, como la leche o el huevo, que son de los que más alergias infantiles provocan, y la posible alteración de su desarrollo pondoestatural.

El seguimiento del niño alérgico por parte del pediatra alergólogo hace más fácil que haya una buena relación tanto con el niño como con la familia. Este aspecto es importante y necesario para que la comunicación fluya y se puedan explicar mejor algunos aspectos como, por ejemplo, el uso correcto de las cámaras de inhalación en niños con asma. El seguimiento también permite que el pediatra escoja mejor qué dispositivos de inhalación son los más adecuados a cada niño según la edad.