Dermatitis atópica

Índice de contenidos

En otra zona de esta página web existe una completa guía de evaluación de la dermatitis atópica. En este documento se resumen los aspectos de mayor interés para pacientes y familiares

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica o eczema atópico es una enfermedad inflamatoria de la piel que se caracteriza por sequedad, aparición de lesiones de enrojecidas con vesículas y otras lesiones que descaman la piel, habitualmente con intenso picor o prurito.

Es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños.

Ha recibido muchos nombres, como prurigo de Besnier, eczema constitucional, neurodermatitis diseminada, eczema infantil, eczema exudativo, o dermatitis flexural.

¿Es dermatitis o eccema?

Algunos especialistas utilizan de forma indistinta la palabra eczema y dermatitis. Mientras que otros reservan la palabra dermatitis para la reacción más aguda, más rápida, que suele ser de enrojecimiento e inflamación, o incluso aparición de grietas y secreciones. En cambio, usan la palabra eczema (o eccema) para la reacción más lenta, más crónica y prolongada, en la que predominan sequedad y descamación. Quienes diferencian entre ambos términos, consideran que eczema y dermatitis son dos fases del mismo proceso.

¿Es contagiosa la dermatitis atópica?

No, no se contagia. La dermatitis no se transmite de unas personas a otras, aunque el contacto sea muy cercano y muy prolongado. Tampoco por contacto directo, ni por ropas o toallas, ni por agua. Algunas veces pueden aparecer infecciones de piel sobre la dermatitis atópica; estás sí que pueden ser contagiosas, del mismo modo que las infecciones de piel de las personas que nunca han tenido dermatitis atópica. Si se contagia una infección se usa el tratamiento correspondiente y desaparece, pero en ningún caso se contagia la dermatitis atópica.

¿En quién aparece la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica puede aparecer en cualquier persona. La denominación atópica hace referencia a que aparece más fácilmente en personas atópicas, es decir, personas con facilidad para desarrollar enfermedades alérgicas de cualquier tipo, y en personas con familiares afectados de enfermedades alérgicas. Pero no sólo aparece en estas personas; puede aparecer en cualquier persona, aunque ni ella, ni nadie de su familia tengan otras enfermedades alérgicas.

¿A qué edad aparece la dermatitis atópica?

Lo más frecuente es que aparezca en la época de lactante. La época más típica es alrededor de los 4-6 meses de edad. Puede aparecer desde el primer mes de vida. Aunque en los primeros meses es difícil distinguir si es una dermatitis atópica o seborreica, o una mezcla de ambas.

Aunque la edad más frecuente son los primeros meses, puede aparecer a cualquier otra edad e incluso en la edad adulta.

¿Qué síntomas provoca la dermatitis atópica?

El síntoma más característico es el prurito o picor. El picor suele ser intenso, y llega a ser insoportable, alterando el sueño y el carácter. En la piel aparecen lesiones principalmente de dos tipos. Unas lesiones son de enrojecimiento de la piel, que puede llegar a causar inflamación de la piel. Estas se pueden acompañar de vesículas o pequeñas ampollas con líquido, costras, fisuras o grietas. Las otras lesiones hacen que la piel sea más gruesa, llamadas liquenificadas y pueden desprender escamas. Los diversos tipos de lesiones pueden coincidir al mismo tiempo o ir alternándose por periodos.

¿Esos síntomas son exclusivos de la dermatitis atópica?

No, no son exclusivos. El picor se da en muchas enfermedades de la piel. Lo mismo ocurre con las lesiones de enrojecimiento, inflamación y descamación, que aparecen en variadas enfermedades de la piel. La dermatitis atópica se diagnostica descartando otras enfermedades y por la coincidencia de síntomas típicos, y es muy importante valorar las zonas donde aparece.

¿Dónde aparecen las lesiones de dermatitis atópica?

Aparecen en cualquier zona del cuerpo. En los bebés las zonas más típicas son las mejillas y el cuello. Cuando se van haciendo mayores pueden afectar a la parte externa de los brazos, las muñecas, el dorso de las manos, los muslos y los pies. En adolescentes y en adultos los sitios más típicos son los pliegues de la piel, como flexuras de codos y de rodillas, cuello, pies y manos. Estas zonas son las más frecuentes, pero puede aparecer en cualquier zona del cuerpo.

¿Son graves los síntomas de la dermatitis atópica?

No son graves en el sentido de poner en riesgo para la vida, pero pueden llegar a ser extremadamente molestas y muy limitantes. El picor puede ser continuo, con mala respuesta a los remedios para aliviarlo y produce malestar, desazón, irritabilidad, alteraciones del sueño. Incluso cambios en el carácter.

Las lesiones pueden llegar a ser muy extensas, intensas y profundas, incluso causar dolor. En ocasiones afectan al aspecto, siendo causa de cierto aislamiento social y baja autoestima.

Estas consecuencias no solo desesperan al propio paciente, sino que también afectan a sus familiares. Además, hay que considerar el tiempo y los costes que se dedican a la enfermedad y al tratamiento.

Por todo ello la dermatitis atópica en algunos casos origina una muy pobre calidad de vida.

¿Cuándo aparecen los síntomas de la dermatitis atópica?

Existe una gran variedad. Hay personas que están habitualmente bien, pero cada cierto tiempo presentan agudizaciones o brotes de dermatitis atópica. Esos brotes pueden aparecer una vez al año, o una vez al mes o a la semana.

Algunas personas tienen síntomas que duran unos días, y otras personas tienen síntomas durante varias semanas o meses.

Hay quienes tienen recuperación total entre un brote y otro, con normalización total de la piel, pero otros tienen síntomas leves entre brotes. También hay quienes tienen síntomas de manera constante, todos los días del año.

¿Cuál es la peor época para la dermatitis atópica?

Hay varios grupos de pacientes. Uno de ellos son niños que empeoran en los meses fríos, y que durante los meses cálidos mejoran mucho o incluso su dermatitis desaparece por completo. Otro grupo, al contrario, empeora en los meses cálidos, y la mejoría se produce en los meses fríos. También hay otros que tienen los síntomas por igual todos los meses del año.

¿Cómo se produce la dermatitis atópica?

En la dermatitis atópica la piel suele estar más irritable o reactiva. Es parecido a lo que ocurre en el asma, la rinitis o la conjuntivitis, que los hace más sensibles a muchos estímulos que favorecen la inflamación de estas zonas del cuerpo.

Esa reactividad de la piel hace que responda con la aparición de picor y lesiones ante la presencia de estímulos variados: frío, calor, cambios de temperatura, sudor, ciertas ropas, roce, jabones, infecciones, ejercicio, nerviosismo, etc. Estos estímulos no causan la dermatitis atópica, sino que actúan sobre una piel ya reactiva, es decir, son simples desencadenantes.

¿Qué son los desencadenantes de la dermatitis atópica?

Los desencadenantes son los estímulos que actúan sobre la piel ya previamente dañada, y son capaces de provocar irritación y brotes de dermatitis. Los desencadenantes no causan el daño crónico, sino que se “aprovechan” la inflamación previa, pero si actúan sobre una piel sana no provocan ningún síntoma.

Los desencadenantes más habituales ya se han mencionado: frío, calor, cambios de temperatura, sudor, ciertas ropas, roce, jabones, infecciones, ejercicio, nerviosismo, etc. La alergia actúa muy también como desencadenante.

¿La dermatitis atópica es de causa alérgica?

La causa de la dermatitis atópica, hoy por hoy, es desconocida. Se conocen muchas sobre sus causas, pero todavía falta mucho por investigar.

Hay factores que predisponen a padecerla, como es el padecer otras enfermedades atópicas, pero esto no indica que la causa de los eczemas sea la alergia. Ha habido mucho debate entre los expertos, porque también padecen dermatitis atópica, personas que nunca han tenido otras enfermedades alérgicas, ni familiares que las padezcan.

Un gran porcentaje de los niños con dermatitis atópica tienen otras enfermedades alérgicas o atópicas, como son alergia alimentaria, rinitis, asma, etc.

¿A qué se debe la dermatitis atópica si no existe alergia?

No se sabe con certeza. Se discute sobre causas genéticas, alteraciones en la inmunidad, problemas nutritivos, causas infecciones, influencias psicológicas o emocionales, o a una combinación de varias de estas.

Se trata de teorías que están en discusión y que, en todo caso, podrían explicar algunos de los casos, pero no todos, de dermatitis atópica.

¿Cuándo se sospecha la dermatitis atópica?

Se sospecha cuando aparecen lesiones de enrojecimiento, inflamación, descamación, de manera crónica, mantenida, o con apariciones y desapariciones. Especialmente importante es el picor. Como los bebés pequeños no saben rascarse con las manos pueden estar muy inquietos, llorones, irritables, o se puede ver como se frotan la cara contra las sábanas.

Si las lesiones aparecen en los lugares típicos para la edad, la sospecha está más que fundamentada. Como la dermatitis atópica es tan frecuente, es la primera sospecha en las enfermedades crónicas de la piel en los niños.

¿Cómo se diagnostica la dermatitis atópica?

No existen análisis ni pruebas que diagnostiquen la dermatitis atópica. Se diagnostica por los síntomas típicos: lesiones, localización y picor. Para hacer un diagnóstico riguroso se exigen una serie de condiciones o criterios referentes a la duración, síntomas, antecedentes personales o familiares, y observaciones en la exploración del paciente.

Algunas personas tienen algunos de los criterios, pero no todos los exigidos para un diagnóstico riguroso. Por eso algunos médicos la diagnostican a pesar de no cumplir todos los criterios. Puede hablarse de formas incompletas de dermatitis atópica; algunas veces se habla de “piel atópica” por no usar el nombre de dermatitis atópica. Es muy corriente, por ejemplo, que algunas personas tengan la piel áspera, rugosa, con un punteado debido a que los poros se obstruyen en brazos y muslos: esto se ve en las dermatitis, pero no es suficiente para un diagnóstico riguroso si no aparecen otras lesiones en la piel.

Para el diagnóstico de dermatitis atópica se debe hacer un diagnóstico diferencial, es decir, se deben descartar otras enfermedades de piel que se pueden confundir con ella.

¿Qué enfermedades se pueden confundir con la dermatitis atópica?

Entre otras se mencionan la dermatitis irritativa del pañal en lactantes, la dermatitis seborreica, la dermatitis de contacto y algunas infecciones de la piel. Otras menos frecuentes como la sarna, la histiocitosis X, la ictiosis, algunas inmunodeficiencias, etc. Algunas de estas enfermedades se descartan por la exploración física, otras se diagnostican con diversos análisis o pruebas.

En la infancia la que plantea dudas más frecuentemente es la dermatitis seborreica.

¿Cómo se diferencian la dermatitis atópica y la seborreica?

Esto puede ser muy difícil, sobre todo en lactantes menores de 5 meses, ya que pueden ser muy parecidas, y a veces una dermatitis seborreica puede ser seguida por la atópica, o incluso coincidir en el tiempo.

La dermatitis seborreica suele aparecer muy pronto, en el primer mes de vida, suele tener más costras amarillentas, de aspecto seborreico o graso, afectando a las cejas y al cuero cabelludo. En la cabeza a veces puede formar una gruesa costra. La dermatitis seborreica no produce el picor que produce la dermatitis atópica. La dermatitis seborreica tiende a desaparecer espontáneamente a los 5-6 meses de edad (aunque puede reaparecer en la adolescencia). La diferenciación entre ambas dermatitis puede ser tan difícil que a veces no hay más remedio que esperar a que el bebé pase esa edad.

Si después de esa edad ha desaparecido por completo nos inclinaremos a pensar que era seborreica; si persiste, nos inclinaremos por la atópica.

¿Qué personas con dermatitis atópica deben estudiarse?

Las que padecen dermatitis atópica grave, por la extensión, la duración, la intensidad de las lesiones, deben estudiarse en Atención Especializada.

Si la dermatitis no es tan grave, pero hay una sospecha concreta de alguna enfermedad alérgica también debe estudiarse. Esto es especialmente importante en el caso de que la sospecha sea sobre algún alimento o que el niño tenga asma.

Si la dermatitis es leve, intermitente, responde bien al tratamiento y muestra una evolución favorable en el tiempo, puede retrasarse el estudio especializado, siempre que esa evolución se confirme. Si no se confirma, porque empieza a prolongarse o los síntomas se hacen más severos, es importante derivar al niño.

¿Cómo se estudia la dermatitis atópica?

En la consulta de alergia para estudiar la dermatitis atópica se realiza el diagnóstico y el llamado diagnóstico diferencial, que consiste en descartar otras enfermedades que pudieran llevar a confusión. Según lo claros y típicos que sean los síntomas puede necesitarse algún análisis o prueba adicional o no necesitarse ninguno.

También se valora la gravedad de los síntomas, la frecuencia de los síntomas, su duración, su intensidad, la respuesta a los tratamientos, limitaciones en la vida diaria, aparición de complicaciones, efectos secundarios del tratamiento, evolución a lo largo del tiempo, etc.

También se pueden realizar pruebas cutáneas y determinaciones de IgE en algunos casos, si se sospechan síntomas por alérgenos.

¿Cómo se sabe si una alergia influye en la dermatitis atópica?

Saber si ese alérgeno influye en la dermatitis atópica puede ser muy difícil, siendo en algunos casos necesario recurrir a dietas de eliminación y pruebas de provocación para valorar la implicación.

En estas pruebas se suprime el contacto con el alérgeno para observar si hay mejoría, y luego se vuelve al contacto con el alérgeno para ver si produce un empeoramiento. Estas pruebas son más difíciles de valorar en la dermatitis atópica que en otras enfermedades alérgicas, debido a que la respuesta no suele ser rápida, inmediata, sino que puede tardar varios días, tanto para mejorar como para empeorar. Suele ser difícil interpretar si una mejoría o un empeoramiento se deben a la prueba, o si son parte del ciclo habitual de la dermatitis.

 

¿Cómo se diagnostica que la dermatitis atópica no es de causa alérgica?

Esto se diagnostica por exclusión. Si se hace un estudio alergológico y no se identifica ninguna alergia, diremos que no es de causa alérgica, sino de causa desconocida, pues es excepcional diagnosticar otra causa. Hay que descartar también las otras enfermedades de la piel que pueden parecerse.

Algunos pacientes tienen la IgE total elevada, lo cual es sugestivo de predisposición a desarrollar alergia, pero si no aparece ninguna sensibilización concreta no podemos decir que se trate de una causa alérgica. La IgE total elevada de manera aislada no indica alergia; al igual que una IgE total baja tampoco descarta alergia.

¿Cuál es el tratamiento de la dermatitis atópica?

Debemos distinguir, como en otras enfermedades posiblemente alérgicas, dos aspectos en el tratamiento: el tratamiento de rescate o de los brotes y el tratamiento preventivo continuo.

El tratamiento de rescate o de los brotes se utiliza cuando aparecen picor y lesiones, y se dirige a controlar el picor, los otros síntomas y a hacer desaparecer las lesiones.

El tratamiento preventivo se usa cuando la dermatitis es severa, con síntomas frecuentes, o muy duraderos, o no llega a desaparecer entre brotes.

¿Cuál es el tratamiento de rescate en los brotes de dermatitis atópica?

Se usan dos tipos de tratamientos. Por un lado, los tratamientos tópicos o locales de las lesiones cutáneas, y por el otro, el tratamiento general o sistémico.

El picor se debe controlar cuanto antes. El picor hace que el paciente se rasque y se lesione la piel y le produzca más inflamación. Al estar más inflamada la piel pica más y el paciente se rasca más. Se forma así un círculo vicioso de picor-inflamación-picor que hay que evitar.

Para el picor se usan antihistamínicos; los antihistamínicos modernos no suelen dar sueño. Los antihistamínicos más clásicos producen sueño con frecuencia y tienen cierto efecto sedante, que les permite conciliar mejor el sueño.

Su médico le indicará el antihistamínico más adecuado a cada caso. Las dosis de los antihistamínicos se calculan inicialmente en función del peso y la edad del niño. Después se debe ajustar de manera individual, buscando la dosis que alivie el picor.

El tratamiento tópico o local incluye productos hidratantes o antinflamatoria que alivia el picor y mejoran las lesiones.

¿Qué cremas se usan en los brotes de dermatitis atópica?

Los dos grandes grupos, son en primer lugar los hidratantes y en segundo los antinflamatorios que son de dos tipos, inmunomoduladores y corticosteroides.

¿Cuál es la función de las cremas hidratantes?

Las cremas hidratantes, para mantener la humedad interna de la piel y su integridad son el primer paso en el tratamiento. La piel sana tiene cierto grado de humedad interna y está cubierta por una capa grasa muy fina que sirve de protección. La piel en la dermatitis atópica es seca, tiende a deshidratarse, y además la capa grasa protectora puede ser defectuosa. Las cremas hidratantes mantienen la humedad interna y regeneran la capa grasa protectora. En los brotes se debe usar crema hidratante abundante, varias veces al día, sobre todo después de lavarse o ducharse.

Si se usa crema hidratante en los momentos iniciales de los brotes pueden llegar a frenarse los síntomas; si no se logran frenar hay que usar el siguiente grupo de cremas con función antinflamatoria como los inmunomoduladores o los corticosteroides.

¿Qué son las cremas de inmunomoduladores?

Los inmunomoduladores son medicamentos con efecto inmunodepresor, es decir que disminuyen la inmunidad, disminuyen los mecanismos de defensa del cuerpo. Se usan para reducir la inflamación de la piel en la dermatitis atópica, ya que los mecanismos de defensa se vuelven dañinos para el propio cuerpo. Hay comercializados dos medicamentos en este grupo, el tacrolimus y el pimecrolimus.

Se utilizan en las lesiones de dermatitis cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas de un brote, para tratar de controlarlo cuanto antes, y que no avance. Si se espera a que las lesiones estén más desarrolladas, la respuesta es peor.

Habitualmente se usan unos pocos días, y cuando las lesiones desaparecen se interrumpe su aplicación. En el momento de aplicarlas pueden producir cierto picor, tanto más intenso cuanto más inflamada esté la piel. El picor es pasajero, pero en el momento puede ser difícil de soportar, especialmente en niños pequeños.

¿Tienen efectos secundarios las cremas de inmunomoduladores?

Este es un aspecto que está bajo continua vigilancia. Debido a que disminuyen la inmunidad se podría temer que aparecieran efectos secundarios. Los datos actuales indican que no es así, que ninguno de estos problemas se da en la práctica, aunque en un determinado momento circularon noticias en este sentido.

Como son medicamentos que no llevan demasiados años en el mercado, son sometidos a un seguimiento estrecho.

¿Qué son las cremas de corticosteroides?

Los corticoides o corticosteroides son medicamentos derivados de la cortisona, una hormona que forma el cuerpo de modo natural. Estos medicamentos tienen efecto antiinflamatorio, y de ahí su uso en la dermatitis atópica. Hay comercializados numerosos corticosteroides, clasificados según su potencia.

También conviene utilizarlas en las lesiones de dermatitis cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas de un brote, para tratar de controlarlo cuanto antes, y que no avance. Si se espera a que las lesiones estén más desarrolladas, la respuesta es más lenta.

Habitualmente se usan unos pocos días y cuando las lesiones están controladas se interrumpe su aplicación.

¿Tienen efectos secundarios las cremas de corticosteroides?

Los corticoides se vienen usando desde hace muchos años y se conocen bien sus efectos secundarios. El problema principal proviene de su uso inadecuado, sobre todo cuando se usan periodos largos de tiempo sin interrupción. Puede aparecer atrofia de la piel; la piel se queda más fina, frágil, se hace más transparente, se notan más las venas, de modo similar a la piel de las personas ancianas. También puede aparecer aumento del vello en la zona, retraso en la cicatrización de heridas, o reactivarse alguna infección de piel.

Los efectos secundarios aparecen más con los corticoides más potentes y cuanto más tiempo se usen. Los efectos son acumulativos. Ciclos cortos de tratamiento de pocos días no son perjudiciales, pero cuando se prolonga su uso durante semanas, o se usan ciclos muy repetidos en las mismas zonas de la piel, sí que pueden aparecer esos efectos.

Por ello la recomendación general es que se usen el mínimo tiempo posible. Su eficacia en la dermatitis es muy buena, el resultado se aprecia muy bien y muy rápidamente. En adolescentes o niños mayores que se aplican ellos mismos las cremas, se debe vigilar que no abusen de ellas.

¿Son mejores los inmunomoduladores o los corticosteroides en la dermatitis atópica?

La ventaja de los corticoides es que son más eficaces en general que los inmunomoduladores, pero hay que tener más cuidado con ellos y se recomiendan usos cortos. Los inmunomoduladores son en general menos eficaces, pero tienen menos efectos secundarios y se pueden usar durante periodos más largos.

El médico recomienda en cada caso el tratamiento que mejor se adapta a los datos individuales del paciente.

¿Cómo se trata un brote si no se responde al tratamiento habitual?

En los brotes agudos puede ser necesario recurrir en ocasiones a los corticosteroides por vía general, es decir, administrados por boca o por inyecciones. Suelen ser muy eficaces, pero la dermatitis puede reaparecer cuando se interrumpen, y no es conveniente tomarlos durante periodos largos de tiempo, si no son totalmente imprescindibles.

¿Cuál es el tratamiento preventivo de la dermatitis atópica?

Este tratamiento se usa en personas que tienen síntomas muy severos, o muy persistentes, o que responden mal a la medicación, o que responden bien, pero que cuando se interrumpe el tratamiento presentan síntomas de nuevo muy rápidamente.

El tratamiento con medicamentos puede consistir en antihistamínicos para controlar el picor, en ocasiones se usan antileucotrienos, y en contadas ocasiones se usan inmunosupresores tomados por boca, o corticosteroides orales. Estos medicamentos deben ser indicados y controlados por un especialista con experiencia por sus efectos secundarios.

Además de medicamentos se recomienda usar crema hidratante abundante y otra serie de normas generales.

Otro tratamiento que se usará más en el futuro son los llamados medicamentos biológicos, como el Dupilumab, aún no comercializados en España.

¿Cuál es la mejor crema hidratante para la dermatitis atópica?

Ninguna crema en concreto es la mejor para todas las personas con dermatitis atópica. Algunas personas responden muy bien frente a una, que quizá no hace ningún efecto en otras personas. Se recomienda ir probando diferentes cremas hasta que el paciente encuentra la que mejor resultado le da a nivel individual.

Las personas con dermatitis atópica deben hidratarse muy frecuentemente, incluso varias veces al día, sobre todo después de lavarse con jabón o gel, que preferiblemente será de tipo SINDET (sin detergentes).

¿Qué normas generales se recomiendan en la dermatitis atópica?

Las normas generales se refieren a las condiciones ambientales, baños, ropa, alimentación, o control del picor.

¿Qué condiciones ambientales se recomiendan en la dermatitis atópica?

Es conveniente evitar las temperaturas extremas, tanto de frío como de calor. También tratar de evitar los contrastes bruscos de temperaturas, como pasar de sitios con frío a ambientes de calor, o viceversa.

¿Qué ropa se recomienda en la dermatitis atópica?

Las ropas de lana, y los tejidos sintéticos tienden a aumentar el picor. Son preferibles los tejidos vegetales naturales, como el algodón o el lino.

Para lavar la ropa se recomiendan jabones o geles sin detergentes. No son convenientes los suavizantes, y se debe aclarar la ropa muy bien para que no queden restos de los productos usados.

¿Qué alimentación se recomienda en la dermatitis atópica?

La alimentación debe ser variada como en cualquier persona, a no ser que haya alguna alergia específica a algún alimento. Se debe vigilar si con comidas picantes o calientes, el paciente presenta aumento del picor; en ese caso habría que evitarlas. Cuando se hace la digestión aumenta la temperatura del cuerpo. Los aumentos de temperatura, de cualquier causa, hacen que aumente el picor. Puede ocurrir con cualquier alimento, pero se debe intentar identificar si alguno en concreto tiene un efecto mayor que otros.

¿Cómo se controla el picor en la dermatitis atópica?

Es imprescindible reducir el picor, para evitar en la medida de lo posible, el rascado. Además del tratamiento antihistamínico o de otro tipo que le recomiende su médico, se deben llevar las uñas bien cortadas, para dañarse menos la piel. Durante la noche puede ser útil poner manoplas a los niños para evitar el rascado involuntario cuando duermen.

¿Cómo deben ser los baños en la dermatitis atópica?

Esto es motivo de debate. Algunos médicos recomiendan baño diario, porque el baño suele ser tranquilizante y puede mejorar la dermatitis, manteniéndola limpia y facilitando el uso posterior de cremas. Pero hay niños que al salir del baño presentan mucho enrojecimiento y picor, por lo cual otros médicos no recomiendan el baño diario fijo, sino según necesidad.

En todo caso es conveniente que el baño no sea muy largo, y que la temperatura esté templada y agradable, pero no muy caliente. Al salir del baño se debe secar al niño con una toalla, absorbiendo la humedad por contacto, sin frotar, y sin secarlo por completo, dejando la piel algo húmeda, se debe aplicar la crema hidratante.

¿Qué jabón se recomienda para la dermatitis atópica?

La piel tiene una capa grasa externa que es protectora. En la dermatitis atópica esta capa puede ser defectuosa. Los baños y los jabones eliminan esta capa grasa. Es conveniente usar jabones suaves, no agresivos, con pH ácido o neutro.

Existen aceites para baño o jabones con emolientes, con los cuales no hay que frotar, sino que se ponen en el agua y absorben la suciedad de la piel.

Para brotes intensos también existen lociones para limpieza en seco, sin usar agua; se frota suavemente la piel y luego se retira con un paño seco.

¿Es beneficiosa la playa en la dermatitis atópica?

La humedad de la costa, las temperaturas templadas y la exposición solar moderada pueden mejorar enormemente las lesiones de dermatitis atópica. Aunque no es así en todos los casos.

¿Es beneficioso el sol para la dermatitis atópica?

La exposición moderada al sol es beneficiosa, ya que la radiación solar tiene un efecto antinflamatorio cutáneo. Se debe controlar que no sea excesiva, pues el aumento de la temperatura corporal y la sudoración tienden a empeorar los síntomas. La combinación de sol y mar en verano produce gran mejoría en una mayoría de pacientes. Se debe recordar, sin embargo, que hay una proporción menor de pacientes que empeoran en verano, como se comenta más arriba.

¿Tiene complicaciones la dermatitis atópica?

Las complicaciones más frecuentes son las infecciones de piel. En la dermatitis atópica, la piel, al estar inflamada, se defiende peor de las infecciones. Si además el paciente se rasca y no tiene las uñas muy limpias, se facilita la aparición de infecciones.

Las infecciones pueden ser por virus, por hongos, y principalmente por bacterias, tipo estreptococos y sobre todo estafilococos. En el caso de los virus, la varicela y el herpes zoster, si afectan al paciente en una fase mala de la dermatitis, pueden producir unos síntomas muy intensos y muy extendidos.

¿Cuándo se sospechan complicaciones en la dermatitis atópica?

Cuando se presentan síntomas que no acaban de mejorar con el tratamiento usual se debe sospechar alguna complicación. Si aparecen lesiones no típicas, distintas de las habituales, también se deben descartar complicaciones.

¿Cómo se diagnostican las complicaciones en la dermatitis atópica?

Algunas se diagnostican visualmente por un médico experimentado, habituado a reconocer y distinguir por su aspecto las lesiones complicadas. Cuando no son tan fáciles de distinguir se puede recurrir a algunos análisis microbiológicos o incluso biopsias de piel. También es frecuente dar el tratamiento de la complicación, si no es muy agresivo, y observar la respuesta clínica de las lesiones.

¿Desaparece la dermatitis atópica?

En la mayoría de los niños sí que desaparece cuando van creciendo. Algunos niños que en la época de lactante presentan dermatitis atópica, incluso severa, con los años experimentan una gran mejoría e incluso desaparición total. Puede persistir una tendencia a piel algo seca, pero no importante, como en personas que nunca han tenido dermatitis atópica.

Algunas personas no presentan desaparición total, pero sí tienen una gran mejoría; pueden quedar algunas lesiones intermitentes, durante períodos cortos, que a veces son apenas perceptibles.

Una parte de los pacientes pueden mantener su dermatitis atópica durante tiempo indefinido, con gravedad variable.

¿De qué depende la evolución de la dermatitis atópica?

Cuanto más leve sea la dermatitis más fácil es que desaparezca. Los niños que no tienen alergia también evolucionan mejor y más rápido que los que tienen alergia

Por el contrario, si la dermatitis es muy severa y, sobre todo, si se tienen numerosas alergias, el pronóstico es peor. A pesar de que estos pacientes tienen una evolución más desfavorable, la dermatitis tiende a ser menos intensa que en la época de lactante y de la niñez.

¿Deja secuelas o lesiones residuales la dermatitis atópica?

La norma general es que no deje lesiones. La piel con dermatitis, al estar inflamada, no adquiere el color moreno con el sol, y pueden quedar manchas blancas por la piel. Esto se debe a zonas de deshidratación de la piel, y en verano contrastan mucho con la piel que sí se pone morena. Estas lesiones que blanquean la piel se recuperan totalmente.

Raramente puede quedar alguna lesión más permanente, por haberse lesionado la piel mucho con el rascado, o por alguna complicación. Si se ha producido un abuso con las cremas de corticosteroides sí que pueden quedar lesiones de la piel, generalmente permanentes e irreversibles.

¿El tratamiento de la dermatitis atópica es para toda la vida?

Se usa tratamiento cuando se necesita. Si la evolución es favorable, ya sea de manera espontánea o por el tratamiento etiológico, se prescinde del tratamiento. Como en la mayoría de los casos la dermatitis desaparece, no se vuelve a usar tratamiento, igual que si nunca se hubiera tenido dermatitis.

¿Puede reaparecer la dermatitis atópica cuando ya ha desaparecido?

Sí que puede ocurrir. Cualquier persona puede empezar con síntomas de dermatitis atópica a cualquier edad, aunque nunca anteriormente la hubiese tenido. Las personas que han padecido dermatitis atópica de niños y luego les ha desaparecido, pueden volver a tener síntomas más adelante, igual que cualquiera.

Esta reaparición es más fácil en los que tienen alguna enfermedad alérgica. La dermatitis atópica puede ser una presentación más del estado atópico, del estado de facilidad para desarrollar alergias que tienen algunas personas. Si nunca se ha tenido alergia, es más difícil que reaparezca.

¿Los niños con dermatitis atópica pueden desarrollar asma u otras alergias?

Alrededor de la mitad de los niños con dermatitis atópica desarrollarán asma u otras enfermedades alérgicas. Los factores de riesgo son el que la dermatitis atópica sea severa, y sobre todo el que tengan alguna alergia alimentaria. Los niños sin alergia y con dermatitis leve tienen muy buen pronóstico.

La dermatitis atópica puede ser la primera manifestación de la llamada “Marcha alérgica” o “Marcha atópica”. Son niños que suelen desarrollar alergia a la leche o al huevo. Y según se van haciendo más mayores presentan de asma o de rinoconjuntivitis.

Resumen de la dermatitis atópica

La dermatitis o eczema atópico es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños. No es contagiosa. Suele empezar en los primeros meses de vida y se caracteriza por picor, aparición de lesiones rojas de inflamación en la piel y de lesiones de descamación. En lactantes afecta más a la cara, cuello, brazos y muslos. En niños más mayores y adultos afecta sobre todo los pliegues de flexión de codos y rodillas y cuello. La gravedad de la dermatitis atópica es variable; suele cursar con brotes o agudizaciones, tras los cuales la piel mejora parcial o totalmente. La complicación más frecuente es la infección de las lesiones, provocada muchas veces por el rascado. El tratamiento consiste en hidratar la piel con emolientes, controlar el picor con antihistamínicos, y usar cremas de inmunomoduladores o de corticoides para reducir los brotes. En las dermatitis atópicas rebeldes se usan tratamientos más agresivos, que deben ser controlados por el especialista. Según la gravedad puede ser importante su derivación a Atención Especializada. La evolución suele ser favorable, con desaparición en la mayoría de los casos. Los pacientes que peor evolucionan son aquellos con alergias múltiple. La dermatitis atópica puede ser una de las primeras manifestaciones de la llamada “Marcha atópica,” un estado en que van apareciendo varias enfermedades alérgicas como la dermatitis, el asma y la rinoconjuntivitis, y aparecen sensibilizaciones alérgicas frente a alimentos y posteriormente inhalantes.