Previous icon

Volver

22 Jun 2018
Alergia latex

Consejos para evitar reacciones en niños alérgicos al látex

Desde SEICAP recordamos la importancia de estar prevenidos estas vacaciones y evitar al máximo el contacto por parte de los niños diagnosticados con alergia al látex.

El látex es un material que puede estar presente en más de 40.000 objetos diferentes. Muchos de ellos, como las pelotas, gafas de bucear, gorros u otros materiales de baño, como los flotadores o manguitos, son de uso frecuente en verano y pueden ser de látex natural. Es por eso que desde SEICAP se quiere recordar la importancia de estar prevenidos estas vacaciones y evitar al máximo el contacto por parte de los niños diagnosticados con alergia al látex.

Cómo saber si tienes alergia al látex

El látex también se llama caucho o goma y es un producto que se obtiene de la savia de un árbol llamado Hevea brasiliensis. Puede estar presente en muchos objetos de uso infantil como los globos, los chupetes, tetinas, mordedores, pelotas, el suelo de algunos parques o juguetes de goma. El niño que tenga alergia al látex puede entrar en contacto con él si toca objetos que lo contienen, si le toca alguien con algún objeto de látex, si respira partículas procedentes de este material. También puede existir un contacto indirecto cuando toca objetos o es tocado por personas que antes han estado en contacto con látex. Por ejemplo, si come un alimento que ha sido manipulado por un trabajador con guantes de látex, o si es besado por una persona que ha estado hinchando globos.

Los síntomas que pueden sufrir los niños con este tipo de enfermedad alérgica al entrar en contacto con este material son como los del resto de alergias. Pueden aparecer en la piel como urticaria, y angioedema. Pueden ser respiratorios, como los de asma, rinitis o conjuntivitis. O pueden ser generalizados, como la anafilaxia. La sintomatología suele aparecer poco después del contacto, por lo general, antes de los 30-60 minutos.

Además, podrían causar dermatitis o eccemas de contacto, que es distinta de la alergia clásica y de reacción más tardía y provocada por el propio látex o por los productos que se le añaden en el procesamiento industrial. Es más propia de adultos, y frecuente en los trabajadores sanitarios.

Cómo evitar el látex

El tratamiento preventivo de estos síntomas implica evitar todo tipo de contacto con el látex en todos los lugares frecuentados por el niño: casa, colegio, recintos deportivos, parques, piscinas. Se recomienda que lleven una medalla, brazalete o similar. Aunque existe un listado de objetos que deberían llevar consigo las familias, la SEICAP recomienda estos consejos para el verano:

  •          Usar globos metalizados o de mylar.
  •          Usar chupetes y tetinas de silicona.
  •          Usar gorros, gafas de nadar, flotadores, etc., de silicona.
  •          No usar juguetes de goma, sino de plástico u otros materiales.
  •          En los restaurantes y hoteles será preciso que la familia averigüe si las personas que han manipulado alimentos lo han hecho con guantes de látex. Existe una normativa sobre uso de guantes de látex en la industria alimentaria.
  •          Asegurarse del material con el que están hechos los colchones y almohadas en los que vaya a descansar el niño durante las vacaciones. Es conveniente evitarlos, aunque no está demostrado que den problemas.
  •          Lavarse las manos con abundante agua en caso de que se haya tocado algún objeto con látex o se sospeche de ello.
  •          Los pacientes con alergia al látex de alto riesgo deben tener a mano autoinyectores de adrenalina y en caso de requerir actuación quirúrgica se debe avisar su alergia al látex.