Previous icon

Volver

30 Oct 2017
Calabaza

Consejos para evitar reacciones alérgicas en Halloween

La fiesta de Halloween puede suponer un riesgo para los niños con alergias alimentarias debido a los intercambios de dulces en las casas. En SEICAP damos unos consejos para que todos puedan disfrutar.

Además de ser una fiesta donde los disfraces, las máscaras y la decoración tenebrosa están muy presentes, en Halloween también son protagonistas los intercambios de golosinas, dulces y otros comestibles que pueden poner en riesgo a los niños con alergias e intolerancias alimentarias. Por este motivo, la Food Allergy Research and Education (FARE) lanzó hace unos años una iniciativa simbolizada con calabazas azules en apoyo a estos pequeños para que puedan participar de esta celebración sin peligros. La campaña consiste en colocar una calabaza pintada de azul en la puerta de las casas que ofrecen regalos sin alérgenos. Otra opción es colocar uno de los carteles elaborados por FARE.

Los intercambios de golosinas, dulces y otros comestibles que pueden poner en riesgo a los niños con alergias e intolerancias alimentarias. 

Muchos de los intercambios que se realizan en Halloween están protagonizados por dulces que pueden contener leche, huevo o frutos secos, que se encuentran entre los alimentos que más causan alergia a los niños. Pero, además, también los niños con alergias respiratorias o asma, pueden verse afectados por los disfraces de esta fiesta. Por este motivo y para que la noche más terrorífica del año no termine en tragedia desde la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) recomienda seguir estos consejos:

  • Sustituir los regalos comestibles por objetos como lápices de colores, pulseras o collares, pelotas, sombreros, artículos de fiesta o cualquier otro objeto que no comporte ningún riesgo para estos menores.
  • Para evitar riesgos con los niños que tengan alergia al látex deberá prestarse también atención al tipo de producto que se ofrece, así como a los disfraces.
  • Si se organiza una cena o merienda de Halloween tener en cuenta las alergias que pueda haber entre los invitados y preparar platos sin esos alérgenos. Evitar cocinar con leche, huevos, frutos secos, sobre todo.
  • Es importante que el niño que tiene alergias que salga a pedir regalos a las casas salga precavido y lleve dulces seguros, un teléfono de urgencia al que llamar por si ocurre una crisis y la medicación de rescate con unas mínimas instrucciones sobre cómo aplicarla.
  • Enseñar a los pequeños qué tipo de dulces puede comer y cuáles no. Además, es importante hacerles ver cómo deben leer los etiquetados y ver qué productos deben discriminar si no llevan información sobre los alérgenos.
  • Si se tiene buena relación con los vecinos que van a visitar los niños, puede ser buena idea proporcionarles por adelantado dulces seguros para que puedan ofrecérselos y tener garantizado un intercambio seguro.
  • Evitar disfraces con máscaras o que cubran la cara para evitar reacciones en niños asmáticos o con alergias respiratorias.