Previous icon

Volver

22 Abr 2019
IDP 2019

Claves de los tratamientos con inmunoglobulina en las IDPs

Del 22 al 29 de abril se celebra la Semana Mundial de las Inmunodeficiencias Primarias y para este año la organización mundial ha querido destacar el papel de los pacientes en el tratamiento.

Desde la SEICAP nos sumamos a esta campaña y reclamamos una vez más la importancia de conocer e investigar sobre estas enfermedades para mejorar la calidad de vida de los niños que las sufren.

Las inmunodeficiencias primarias son enfermedades raras que se producen cuando el sistema inmunológico de los niños está ausente o no funciona de forma correcta. En total hay más de 380 formas de inmunodeficiencia primaria (IDP), que varían en función de la gravedad. Lo habitual es que se presenten como infecciones recurrentes que son tratadas como una infección común al no conocer la causa, lo que hace que el diagnóstico de las IDP sea tardío. De ahí que sea imprescindible una detección temprana para lo que es fundamental conocer los signos de alarma.

Tratamiento de las inmunodeficiencias primarias

Una de las IDP más frecuente es la inmunodeficiencia común variable, que conlleva infecciones respiratorias de repetición, astenia, falta de apetito o diarrea como síntomas principales. El mejor método para identificar la inmunodeficiencia común variable es un análisis dirigido, con la dosificación de las inmunoglobulinas, que permite identificarla para así poder instaurar un tratamiento específico. Éste consiste en la administración de inmunoglobulinas por vía venosa o subcutánea, lo que posibilita el poder normalizar la vida diaria de los menores afectados. Con ella se consigue prevenir el daño permanente en los pulmones y otros órganos por lo que mejora la supervivencia y la calidad de vida.

Las inmunoglobulinas están hechas de plasma humano y se ocupan de reemplazar los anticuerpos protectores que faltan en el sistema inmunológico, sin los cuales el niño es más propenso a sufrir infecciones recurrentes y graves. Las claves de estos tratamientos se resumen aquí:

  • La administración de inmunoglobulina derivada del plasma humano contiene anticuerpos protectores contra una amplia gama de infecciones.    
  • Los tratamientos con inmunoglobulina son esenciales y de por vida para la mayoría de los niños con IDP.
  • Las inmunoglobulinas figuran en las Listas Modelos de Medicamentos Esenciales de la OMS. Todos los países deberían garantizar el acceso al más amplio espectro posible de tratamientos con inmunoglobulina.
  • Las personas con IDP dependen de la generosidad y participación/compromiso de los demás donantes de sangre y de plasma. Las donaciones de plasma son un regalo fundamental de los donantes a aquellas personas necesitadas de tratamientos con inmunoglobulina o productos derivados del plasma.
  • No existe ningún tratamiento alternativo para la mayor parte de las inmunodeficiencias primarias: debería darse prioridad a los tratamientos con inmunoglobulina para las personas con IDP.
  • Hay distintas vías de administración (vía intravenosa-IV y vía subcutánea-SC), y no hay un solo tratamiento con inmunoglobulina o vía de administración apropiada para todos los pacientes. Es fundamental garantizar que el tratamiento óptimo sea suministrado a las personas con IDP de manera individualizada, ajustado a sus necesidades particulares.