Previous icon

Volver

4 Oct 2019
Adolescente cigarro electronico

Cada vez más adolescentes con asma fuman cigarros electrónicos

La SEICAP reclama la necesidad de afianzar las campañas de prevención del inicio del tabaquismo en niños y adolescentes

Los jóvenes diagnosticados con asma creen que el cigarrillo electrónico no es tan nocivo y lo consumen igual que los sanos, lo que se asocia con crisis asmáticas y mayor gravedad de la enfermedad. Así lo confirma un reciente estudio que además determina que los efectos de los cigarros electrónicos en adolescentes pueden verse tanto en los que los usan como los que se exponen a su vapor. Entre ellos se incluyen irritación de las vías respiratorias, hipersecreción de moco y respuesta inflamatoria, lo que causa a su vez cambios en la función respiratoria del menor y en sus mecanismos de defensa.

Sin embargo, las lesiones que el vapeo de cigarros puede ocasionar sobre el aparato respiratorio pueden ser aún peores. Según se insiste desde SEICAP, se trata de algo muy peligroso y que implica un grave problema de salud, y se llega a hablar incluso de enfermedad pulmonar severa o posibles muertes originadas por ello. Estas personas sufren síntomas como fiebre, tos, dificultad respiratoria, diarrea, vómitos, dolor de cabeza o en el pecho y pueden derivarse en enfermedades como distintos tipos de neumonía, lesión pulmonar aguda o dificultad respiratoria aguda, neumonitis por hipersensibilidad aguda y subaguda, hemorragia alveolar difusa o neumonitis asociada a bronquiolitis respiratoria.

Efectos de los cigarros electrónicos

Según los resultados provisionales de la encuesta Estudes 2018, realizada por el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, el 20,1% de los alumnos de enseñanzas secundarias ha fumado en alguna ocasión a través de cigarros electrónicos. Otra investigación reciente publicada en Journal of Pediatric Nursing confirma el aumento de un 8% en el uso de cigarros electrónicos por parte de adolescentes en EEUU en un año y su actitud positiva hacia los mismos debido a que lo usan sus padres o hermanos mayores como alternativa al tabaco convencional.

En general, existe la falsa creencia de que fumar cigarros electrónicos no es tan malo para la salud como fumar el tabaco convencional. De hecho, incluso hay referencias de que se perciben de forma más positiva y de que su uso es más frecuente entre adolescentes con asma. Se trata de un hábito peligroso, ya que cualquier experimentación que el niño o adolescente tenga con estos dispositivos, puede conducirle a una adicción a la nicotina sin ser fumador, y aumentar así las posibilidades de que en el futuro lo sea, con todo lo que ello conlleva.