28 de diciembre de 2017

Cómo elegir un regalo para un niño alérgico

Noticia

En SEICAP procuramos siempre prestar atención a los cuidados de los niños con alergias o asma. Por ello ofrecemos estos consejos para escribir una carta a los Reyes que incluya regalos aptos para todos. 

Ya falta menos para que los tres Reyes Magos de Oriente lleguen a las casas de los más pequeños cargados de sorpresas, deseos e ilusiones. Muñecas, pelotas, coches o juegos científicos están presentes en las cartas de muchos aunque, en ocasiones, hay que tener especial cuidado a la hora de escribir la carta de regalos. No solo hay que tener en cuenta por si es adecuado o no para la edad del niño, sino si este tiene alguna alergia o enfermedad crónica.

Una de las alergias más habituales suele ser a los ácaros del polvo, que suelen originar síntomas de asma, rinitis, conjuntivitis o, incluso, dermatitis atópica. Estos son unos insectos microscópicos, similares a las arañas, que desprenden partículas que flotan en el aire y que, al respirarlas, son las que causan las alergias. Para que el niño no sufra un episodio agudo de alergia, deben evitar los juguetes de paño o los peluches, puesto que acumulan una alta concentración de ácaros. Es preferible que estén hechos con materiales lisos y sin muchos pliegues donde puedan esconder alérgenos. Asimismo, conviene que se introduzcan durante 24 horas en el congelador, con el fin de matar a los ácaros, y lavarlos en agua caliente para eliminarlos.

Otra de las más comunes es la alergia a los animales. Lo cierto es que no se trata de un juguete, pero si piden una mascota por Navidad, es necesario conocer primero si el niño que va a recibir el regalo –o alguien de la familia– la tiene. Sin embargo, sí así es, sea alérgico al animal que sea –los más frecuentes son los gatos y los perros–, no conviene escoger una mascota distinta, puesto que si una persona tiene facilidad para desarrollar una alergia, puede suceder que aparezcan, con el tiempo, otras diferentes.

El látex es otro material que puede causar alergias y, precisamente, está presente en un gran número de objetos y juguetes que utilizan los niños. Por ejemplo, se encuentra en determinados juegos, en los globos, las pelotas, las ruedas de los coches de juguete, el material deportivo como mangos de raquetas, manillares de bicicletas, gafas de nadar, gorros de baño, aletas y tubos de buceo; algunos disfraces, sobre todo los que llevan máscaras, y los chupetes, entre otros. Por tanto, es muy importante cerciorarse de los materiales de los juguetes y, así, evitar que el pequeño sufra un ataque agudo.

Los disfraces son un regalo con el que también hay que tener especial cuidado si el niño sufre asma. Esta consiste en la inflamación y estrechamiento de los bronquios, lo que dificulta la respiración. Dependiendo de qué tipo de traje se trate, puede perjudicar al menor, sobre todo si lleva algún objeto atado al cuello. Otros juguetes a evitar son los peluches, materiales como pinturas o témperas –que no tengan perfumes–, pegatinas o tizas, entre otros.

Aunque no suele ser tan habitual, si es cierto que, en ocasiones, se les ofrece a los niños en estas fechas golosinas o chocolate. No obstante, con estos productos hay que tener cuidado si el pequeño tiene algún tipo de alergia alimentaria. Las más frecuentes son a la leche, al huevo, a los frutos secos y a los cereales, todos ellos muy presentes en los dulces.