Previous icon

Volver

11 Sep 2018
Vuelta al cole

Cómo afrontar la vuelta al cole en niños con alergias

El mes de septiembre es el mes de la vuelta al cole y a las rutinas y con él la vorágine de preparar a los niños para un nuevo curso escolar. En SEICAP recomendamos estos consejos a seguir por parte de las familias de niños con alergias o asma.

El mes de septiembre es el mes de la vuelta al cole y a las rutinas y con él la vorágine de preparar a los niños para un nuevo curso escolar. En el caso de aquellos con enfermedades crónicas, como alergias o asma, será necesario además retomar una serie de cuidados y medidas que faciliten un entorno seguro para ellos dentro de la escuela.

La alergia afecta al menos a una cuarta parte de los niños escolares europeos según un informe de la EAACI (Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica), reduce la calidad de vida y puede disminuir el rendimiento escolar. Además, conlleva riesgo de reacciones severas y, en casos infrecuentes, de muerte. Los niños a menudo tienen varias enfermedades alérgicas coexistentes, por ejemplo, rinitis alérgica, asma, eccema y alergia a alimentos, y pueden aparecer reacciones severas de alergia alimentaria por primera vez en la escuela. De hecho, un 20% de reacciones de alergia alimentaria ocurren en las escuelas.

Por estos motivos, desde SEICAP siempre se reclama la necesidad de que existan protocolos en el colegio que favorezcan la integración y seguridad de estos alumnos, y que aseguren que todo   el   personal   sabe   prevenir, reconocer e iniciar el tratamiento de las reacciones alérgicas.Además, es preciso que las familias sigan una serie de consejos para contribuir a ello. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Proporcionar información detallada al colegio: es conveniente que, si no puede ser antes, en la misma semana en la que comienza el curso, los padres tengan una reunión con la tutora o tutor del niño con alergia o asma. Durante el encuentro se deberá proporcionar al profesor información detallada sobre la alergia o características de asma del alumno, qué medicación necesita y cómo administrarla y qué consejos de seguridad se deben seguir. Al mismo tiempo, deberán procurar que esta información sea trasladada a todas aquellas personas que vayan a estar a cargo de su hijo (profesores de apoyo, monitores de comedor o de extraescolares, etc.).    
  • Entregar el informe médico: puede ser útil pedirle al pediatra alergólogo la actualización del informe médico para entregarlo en el colegio, sobre todo si la enfermedad del niño en cuestión ha sufrido alguna variación. En él se deberán incluir medidas a seguir, así como posibles desencadenantes a evitar e instrucciones sobre cómo emplear la medicación y actuar en caso de reacción o anafilaxia.              
  • Llevar la medicación de rescate: aunque cada vez son más las campañas que reclaman la presencia de autoinyectores de adrenalina en los botiquines de los colegios para casos de emergencia, no es habitual que los centros escolares los tengan. Por lo tanto, es importante que los niños lo lleven consigo para entregárselo al tutor o responsable y que las familias estén pendientes de su identificación, conservación y caducidad. Además, deberán asegurarse de que habrá una persona que sabrá cómo actuar y administrar la medicación de rescate en caso de necesidad.       
  • Cumplir con el tratamiento pautado: el niño debe cumplir de forma estricta con el tratamiento pautado por el pediatra alergólogo, ya sea de evitación o farmacológico, para evitar crisis o reacciones en el colegio. 
  • Educar al niño en el manejo de su enfermedad: a medida que se van haciendo mayores, las familias deberán facilitar el aprendizaje de los niños sobre el manejo de su enfermedad (qué alergia tienen, qué deben evitar, cómo actuar en caso de reacción, etc.). En este sentido desde SEICAP se organizan talleres para enseñar a familias y niños a convivir con su alergia.
  • Facilitar la identificación del alumno: el colegio debe informar a las familias sobre qué medidas deben llevar a cabo para identificar al niño con alergias y esa identificación debe ser reconocible por todo el personal escolar. Además, los padres deberán marcar de forma correcta y adecuada aquellos materiales como las bolsas de desayuno, vasos o utensilios de comida, productos de higiene, etc.
  • Estar informado sobre el servicio de comedor: es fundamental que las familias tengan información completa sobre qué empresa lleva el catering del comedor escolar, qué medidas siguen para evitar los alérgenos y qué ingredientes se suelen utilizar.

En resumen, si existe un buen canal de comunicación entre las escuelas, las familias y los profesionales de salud existirán mayores garantías de proporcionar un entorno seguro para los niños con alergias o asma en el ámbito escolar.