Alergia al látex

¿Qué es el látex?

El látex también se llama caucho o goma. Es un producto que se obtiene de la savia de un árbol, llamado en latín Hevea brasiliensis. Se hacen unos cortes en el tronco del árbol. Por esos cortes sale la savia del árbol o látex natural. Ese líquido se somete a diversos procesos industriales, con calor y diversos productos químicos. Tras esos procesos se obtiene el látex o goma o caucho, con distintas características de grosor, color, elasticidad, resistencia, etc.
No se debe confundir el látex con el plástico. El plástico se obtiene del petróleo, y no tiene relación ninguna con el látex, aunque sí que pueden compartir algunos productos que se les aplican en los procesos industriales. El látex se encuentra en muchos productos que se usan diariamente.

¿En qué objetos se encuentra látex?

Se calcula que hay más de 40000 objetos diferentes que contienen látex. Los más conocidos y los que causan más problemas son los guantes (médicos, de fregar) y los globos. Se encuentra también en juguetes, pelotas, en chupetes y tetinas de biberón, en algunos tapones de botellas y frascos; en gomas para el pelo, gomas de borrar, en elásticos de pañales, ropa interior, cinturones, tirantes, calcetines, cinturas, mangas, etc.; en suelas de zapatos, ruedas de toda clase de vehículos, sillas de ruedas, carritos de bebé y carritos de compra; en adhesivos y pegamentos, en alfombrillas, ratones y teclados de ordenador; en material deportivo como mangos de raquetas, manillares de bicicletas, gafas de nadar, gorros de baño, aletas, gafas y tubos de buceo; en alfombras de baño, alfombras amortiguadoras que se usan en parques; en colchones y almohadas, en mangueras; en tiritas, esparadrapos y vendas elásticas, en aparatos de dentista. La inmensa mayoría de los preservativos o condones y de los diafragmas son de látex.

¿En los centros médicos hay objetos de látex?

Son muy numerosos los objetos con látex en los centros sanitarios. Además algunos de estos objetos se ponen en contacto con el interior del cuerpo, con lo cual tienen un riesgo añadido.
Los más típicos son los guantes médicos. También hay látex en sondas digestivas, urinarias, catéteres venosos, jeringuillas, llaves de gotero, tubos traqueales, tubos de drenaje, mascarillas, fonendoscopios, vendas, tapones de frascos de medicación inyectable, ambús, aparatos para la tensión, gomas para apretar el brazo en las extracciones de sangre, enemas o lavativas.

¿Qué es la alergia a látex?

Decimos que una persona tiene alergia a látex cuando presenta síntomas por el contacto directo o indirecto con el látex. Por contacto directo entendemos que esa persona toca objetos de látex, o es tocada con objetos de látex, o respira partículas en un lugar en el que hay flotando partículas provenientes de objetos con látex. Por ejemplo, si una persona hincha globos, o es explorada por un médico que lleva guantes de látex, o es atendida en una consulta en la que se han estado poniendo y quitando guantes de látex.
Por contacto indirecto entendemos que esa persona toca objetos que previamente han estado en contacto con látex, o toca o es tocada por personas que han tenido contacto con látex. Por ejemplo, si come un alimento que ha sido manipulado por un trabajador con guantes de látex, o si es besada por una persona que ha estado hinchando globos.

¿Qué síntomas da la alergia a látex?

Los mismos síntomas que el resto de alergias; no tiene síntomas exclusivos. Pueden ser de piel, como urticaria y edema o inflamación; pueden ser respiratorios, como asma, rinitis y conjuntivitis; pueden ser generalizados de tipo anafilaxia, incluso con shock o caída de la tensión arterial.
Los objetos con látex también pueden dar dermatitis o eccemas de contacto, que es un tipo de reacción alérgica distinta de la alergia típica clásica. Estas dermatitis no suelen ser debidas al látex en sí mismo, sino a los productos que se le añaden en el procesamiento industrial.

¿Cuánto tardan en aparecer los síntomas de alergia a látex?

La alergia clásica o típica suele aparecer por después del contacto con el látex, generalmente antes de 30-60 minutos, a veces de modo inmediato, casi instantáneo. La reacción de dermatitis suele tardar más de dos horas, a veces hasta 48-72 horas después del contacto.
Para las reacciones inmediatas basta un contacto muy corto, incluso de tocar y quitar inmediatamente el objeto de látex. Para las reacciones de dermatitis se necesita un contacto más mantenido y constante; el hecho de tocar y soltar inmediatamente el objeto de látex no provoca dermatitis.

¿Cómo da alergia el látex?

El látex contiene numerosos componentes; algunos son proteínas, que son las que pueden dar alergia. Esos componentes se desprenden y entran en contacto con el cuerpo si se toca directamente el objeto de látex. Otras veces esos componentes se desprenden y quedan flotando en el aire, y pueden depositarse sobre el cuerpo del alérgico o ser respirados por él.
Las personas que no tienen alergia pero han tocado látex pueden transportar en su piel o ropas partículas de látex, y transmitírselas al alérgico.

¿Todos los objetos con látex pueden dar alergia?

En teoría todos los objetos con látex pueden causar síntomas de alergia. El que aparezcan síntomas depende del grado de sensibilización del paciente (desde mínimo a muy alto) y de que la cantidad de látex sea suficiente para dar síntomas evidentes. Contactos con muy poca cantidad de látex no provocan síntomas evidentes. También depende de que el contacto sea con la piel intacta de la persona o de que sea con el interior del cuerpo a través de procedimientos médicos o quirúrgicos.
Los objetos más problemáticos son los objetos nuevos, que tienen el látex fino, y que llevan polvillo que ayuda a desprender partículas de látex. Esto ocurre con los guantes médicos sobre todo, con los globos, y con los guantes de fregar. Los objetos con látex más “gastado”, objetos viejos, usados y lavados, desprenden menos partículas de látex y rara vez causan síntomas.

¿Quiénes desarrollan alergia a látex?

Cualquier persona que tenga contacto con látex puede llegar a desarrollar alergia, pero hay algunas que están en los llamados grupos de riesgo. Como ocurre con otras alergias, la aparición de alergia a látex depende de la predisposición individual a desarrollar alergias y por otra parte depende de la frecuencia, duración e intensidad del contacto con látex.
Algunas personas, llamadas atópicas, tienen una predisposición genética, heredada, a hacerse alérgicas a muchas sustancias, como alimentos, ácaros, pólenes, animales, etc. Estas personas también pueden hacerse alérgicas al látex dentro de su facilidad general.
Otras personas no tienen en principio esa facilidad, pero están expuestos a ambientes o circunstancias con mucho contacto con látex.
El ambiente con látex puede ser laboral, con utilización de guantes de látex: centros sanitarios, trabajadores de jardinería, personal de limpieza que utiliza guantes, manipuladores de alimentos, peluquería, construcción, industria de fabricación de objetos de látex. Las amas de casa que utilizan guantes para la limpieza también pueden desarrollar alergia a látex.
Personas expuestas a circunstancias de contacto con látex son aquellas personas que se tienen que someter a muchas operaciones quirúrgicas o a otros procedimientos médicos. El interior del cuerpo de estas personas entra en contacto directo con los guantes y con otros instrumentos médicos que contienen látex. Ocurre en niños con alteraciones congénitas o con alteraciones adquiridas: espina bífida, malformaciones digestivas, urinarias, intestino corto, anomalías en los huesos, consecuencias de accidentes, etc. Los niños que se operan muchas veces desde muy pequeños son el grupo de más alto riesgo.
La suma de la predisposición genética más el contacto ambiental puede hacer que alguien finalmente se haga alérgico al látex.

¿Cómo se desarrolla la alergia a látex?

La alergia al látex no está presente al nacimiento, sino que aparece con el paso del tiempo. Contactos con poco látex no causan problema, pero con la repetición de esos contactos, sea por usar guantes de látex, o por respirar partículas ambientales de látex, o por ser operados una y otra vez, una persona puede empezar a generar anticuerpos IgE contra el látex. Al principio se pueden tener esos anticuerpos pero se tolera el látex sin síntomas: decimos que esa persona está sensibilizada. Los anticuerpos pueden ir en ascenso, la sensibilización aumenta, hasta que alcanza un nivel a partir del cual sí que se presentan síntomas con el látex. Decimos entonces que esa persona no está simplemente sensibilizada, sino que es alérgica al látex.
Este proceso puede tardar meses o años. En las personas operadas, cuantas más intervenciones hayan tenido, mayor es el riesgo de hacerse alérgicas. En las personas atópicas, las que tienen facilidad general para hacerse alérgicas, este proceso se acelera y tarda menos tiempo que en las no atópicas. Así, necesitan menos operaciones para hacerse alérgicas, o menos tiempo y cantidad de partículas de látex en su ambiente laboral.
También la edad influye. Los niños que tienen que ser operados desde recién nacidos o muy pequeños tienen más riesgo de desarrollar alergia a látex que las personas que empiezan con muchas operaciones en la edad adulta.
Pero se debe tener en cuenta que muchas personas, que en principio no tienen ninguna otra alergia y tienen poca facilidad de desarrollar alergias, pueden acabar sensibilizándose y presentando síntomas con látex.

¿Cuándo se sospecha la alergia a látex?

Cuando los síntomas aparecen de forma aguda, poco después de tener un contacto evidente con látex, de guantes o globos por ejemplo, es fácil sospechar la alergia a látex. También se debe considerar en las personas que hayan tenido síntomas sospechosos en intervenciones quirúrgicas o en el dentista, ya que puede haber confusión con alergia a anestésicos.
Se debe estudiar en las personas con síntomas crónicos de asma, rinitis, conjuntivitis, urticaria y edema, y que formen parte de los grupos de riesgo, por exposición laboral o por intervenciones frecuentes.
También se debe tener en cuenta en personas con síntomas crónicos, que no pertenezcan a grupos de riesgo, pero en quienes no se identifica la causa de sus síntomas.
Además se debe sospechar en personas que tienen alergia a algunos alimentos que pueden tener reactividad cruzada con el látex.

¿Qué alimentos dan reacción cruzada con el látex?

Algunos alimentos tienen componentes parecidos a los del látex, y se pueden tener reacciones cruzadas. Esto quiere decir que la persona con alergia conocida a látex puede empezar a tener síntomas cuando come esos alimentos, y viceversa, que una persona alérgica a esos alimentos puede empezar después con reacciones frente al látex.
Los alimentos más frecuentes son plátano, castaña, kiwi y aguacate. Menos frecuentes son albaricoque, fruta de la pasión, mango, melocotón, melón, papaya, patata, piña, tomate, cacahuete e higos.
No todos los pacientes tienen reactividad cruzada, así que muchos pueden comer todo tipo de alimentos. Esa reactividad es más frecuente en adultos que en niños. Se debe consultar con el especialista cada caso concreto.
No es un alimento, pero conviene saber que también se puede tener reactividad cruzada con la savia de los Ficus, usados como plantas de interior y de exterior.

¿Cómo se estudia la alergia a látex?

Como el resto de alergias, con pruebas en piel, análisis de sangre y pruebas de provocación. Se dan más detalles en el apartado de Estudio de la alergia.

¿Cuál es el tratamiento de la alergia a látex?

Como en otras alergias, se deben considerar tres tipos de tratamiento: el tratamiento de rescate de los síntomas agudos, el tratamiento preventivo, y el tratamiento etiológico o de la causa.

¿Cuál es el tratamiento de rescate de la alergia a látex?

Depende de los síntomas: antihistamínicos para la rinitis, conjuntivitis, urticaria y edema o inflamación; broncodilatadores para el asma; para los síntomas de anafilaxia se debe utilizar adrenalina. Estos tratamientos son los usados para todas las reacciones alérgicas sea cual sea la causa.
Las personas con síntomas graves por la alergia a látex deben llevar siempre encima el tratamiento de rescate, para usarlo en cualquier momento.

¿Quién debe hacer el tratamiento preventivo de alergia a látex?

Lo deben hacer personas que se encuentran en tres situaciones.
Primero, las personas que ya han tenido síntomas por látex, que son alérgicas, para que no vuelvan a tener síntomas.
Segundo, las personas que ya tienen anticuerpos pero que no han tenido síntomas, que están sensibilizadas, pues puede ir a más y empezar con síntomas.
Tercero, las personas que no tienen anticuerpos, pero que son de un grupo de muy alto riesgo. Aquí incluimos a las personas con las alteraciones mencionadas más arriba, que van a necesitar muchas operaciones, y la prevención debe hacerse desde los primeros momentos.

¿Cuál es el tratamiento preventivo de la alergia a látex?

El tratamiento preventivo consiste en evitar el contacto directo e indirecto con látex. Existen unas precauciones que se deben extremar cuanto más severa sea la alergia que se padezca. Se deben seguir estas recomendaciones en todas partes: domicilio, centros escolares (dando aviso del riesgo) y centros laborales, actividades deportivas, restaurantes, y especialmente avisar en centros médicos y de dentista.
Los alérgicos deben aprender a reconocer los objetos de látex para evitarlos, y usar objetos alternativos. Como ejemplos podemos citar:

  • Evitar los globos de látex. Alternativa: globos metalizados o de mylar.
  • No usar guantes de látex. Existen guantes de vinilo, nitrilo, o neopreno, para uso doméstico y para uso industrial.
  • No usar chupetes ni tetinas de látex, sino de silicona.
  • No usar preservativos de látex, sino de resinas o de poliuretano.
  • No usar gorros, gafas de nadar, etc., de látex, sino de silicona. 
  • No usar juguetes de goma, sino de plástico u otros materiales.
  • Averiguar si las personas que han manipulado alimentos lo han hecho con guantes de látex. Existe una normativa sobre uso de guantes de látex en la industria alimentaria.
  • Aunque no esté demostrado que den problemas, es conveniente evitar los colchones y almohadas de látex.
  • Evitar el contacto con todos los objetos con látex. Si se ha tocado alguno, es prudente lavarse las manos con agua abundante.

¿Cuál es el tratamiento preventivo en centros sanitarios?

Dado que estos centros son lugares de riesgo para los alérgicos a látex, siempre se ha de avisar cuando se acude a cualquier centro de atención primaria, hospital, consulta privada o clínica de dentista.
Existen guantes de látex con poca carga alérgica y sin polvillo, pero lo indicado es usar guantes sin látex. Hay guantes no estériles de vinilo o de nitrilo. Si se requieren guantes estériles, existen varios de isopreno, elastireno, butadieno o de otros polimeros plásticos.
Existen sondas, catéteres, tubos, jeringuillas, mascarillas, etc., sin látex. En los centros médicos más avanzados se habilitan quirófanos, salas de exploración y técnicas, y habitaciones libres de látex. Incluso en algunos lugares se intenta conseguir que todo el hospital esté libre de látex.

¿Qué puede hacer la persona alérgica a látex para protegerse?

Debe hacer saber a las personas de su entorno que puede presentar una reacción con látex, por contacto directo o indirecto. Si ha padecido reacciones graves, debe llevar encima la medicación de rescate, incluso adrenalina, y saber cómo utilizarla. Es conveniente llevar alguna medalla o pulsera que informe de su alergia. Es recomendable disponer de guantes sin látex, pues puede necesitar asistencia urgente en algún centro sanitario donde no tengan este tipo de guantes.

¿Qué se puede hacer si es necesaria atención urgente con látex?

Si no se puede retrasar un procedimiento médico o quirúrgico y no hay disponible material sin látex, se puede usar pretratamiento con antihistamínicos y corticosteroides. Se pueden administrar por boca o mejor inyectados, lo ideal cada 12 horas desde 24 horas antes, Si no hay tanto tiempo, se hará con la máxima antelación posible. Este pretratamiento no garantiza que se eviten los síntomas, por lo que se debe estar preparado para tratarlos, y se deben valorar muy bien los beneficios y riesgos de usar látex frente a los riesgos de esperar.

¿Cuál es el tratamiento etiológico de la alergia a látex?

El tratamiento etiológico o de la causa consiste también en evitar el látex, para ver si con el paso del tiempo la alergia y la sensibilización desaparecen espontáneamente. El otro aspecto de este tratamiento es el uso de vacunas antialérgicas. Existen vacunas para la alergia a látex, aunque no están indicadas para todas las personas con alergia. Existen varias proteínas de látex que causan alergia, y las vacunas actuales no incluyen todas esas proteínas. Según que los componentes responsables de la alergia de cada paciente estén incluidos o no en la vacuna, le será útil o no la vacuna. Además estas vacunas causan reacciones con cierta frecuencia, por lo que se debe ser cuidadoso en su uso.
El especialista que conozca el caso individual será quien determine la indicación o no de la vacuna.

¿Cómo evoluciona la alergia a látex?

Igual que el resto de las alergias, puede aumentar, o mantenerse estable, o disminuir e incluso desaparecer. Entre otros factores, esto depende del nivel de alergia que padezca el paciente: cuanto más alto sea el nivel, más difícil será que desaparezca o tardará más tiempo.
Otro factor que influye es el que continúe o se interrumpa el contacto con látex. Cuando el contacto es por operaciones con materiales con látex, y estos se sustituyen por productos sin látex, o el paciente no necesita más operaciones, es fácil de evitar el látex, y se tiende a la mejoría.
En las personas que tienen contacto con látex por las partículas que flotan en su ambiente laboral, si mantienen ese contacto, es más difícil que se mejore de su alergia.

¿Cómo influye la alergia a látex en la actividad laboral?

Los niños o personas que aun no trabajan, si padecen alergia a látex, deben plantearse la profesión que elijan, para saber si van a estar expuestos a un ambiente con carga de látex.
Las personas que ya están trabajando y que tienen látex en su ambiente laboral deben consultar la legislación laboral sobre riesgos en el trabajo. Existen asociaciones que aconsejan y asesoran sobre este tema.

¿Qué asociaciones existen de alergia a látex?

Existen asociaciones exclusivas sobre alergia a látex, como www.alergialatex.es. Otras asociaciones incluyen la alergia a látex asociada a la alergia a alimentos, como www.aepnaa.org  o www.inmunitasvera.org. Otras asociaciones con interés en la alergia a látex son las de pacientes con enfermedades de riesgo, como los que tienen espina bífida, www.febhi.org.
Estas asociaciones ofrecen información sobre la alergia a látex, y realizan actividades de divulgación, y de defensa y asesoramiento de las personas afectadas.

Resumen de la alergia a látex

El látex, o goma, o caucho, se encuentra en numerosos objetos de uso diario, y especialmente en materiales usados en centros sanitarios. Las personas que necesitan muchas operaciones, y las que trabajan en ambientes con carga de látex desarrollan alergia con más frecuencia de lo habitual. El látex que da más síntomas es el de los objetos nuevos, de látex fino, y que tienen polvillo, sobre todo los guantes y los globos. La alergia a látex puede dar síntomas de urticaria y edema, de asma, de rinitis, de conjuntivitis y de anafilaxia. El tratamiento preventivo consiste en saber reconocer los objetos con látex, evitarlos, y usar materiales alternativos. Los alérgicos a látex pueden tener síntomas con alimentos como plátano, kiwi, castaña, aguacate y otros. Algunos pacientes con alergia a látex se pueden beneficiar de la vacuna antialérgica frente al látex; otros deben esperar a ver la evolución natural de su alergia. Los alérgicos a látex se deben identificar cuando acudan a un centro sanitario, deben disponer de una medalla o pulsera de advertencia, y deben llevar consigo medicación de emergencia si tienen síntomas graves. Existen asociaciones de pacientes alérgicos a látex que asesoran sobre temas sanitarios y laborales.