11 de octubre de 2011

Alergia a alimentos: inducción de tolerancia oral o "desensibilización"

Noticia
Declaración de la SEICAP sobre la inducción de tolerancia oral o desensibilización en niños con alergia a alimentos

Información para familiares

 

¿PUEDE CURARSE LA ALERGIA A ALIMENTOS?

¿QUÉ ES  LA INDUCCION DE TOLERANCIA ORAL O DESENSIBILIZACION A ALIMENTOS?

El tratamiento más sencillo y eficaz para evitar los síntomas en los niños con alergia a alimentos es realizar una dieta de evitación.  En la infancia y para los alimentos a los que los pacientes presentan alergia con más frecuencia, como son la  leche y el  huevo, este periodo de dieta suele ser es transitorio (unos meses, unos años), y posteriormente la alergia se supera tolerándose el alimento con normalidad, pero esta buena evolución no  ocurre siempre en todos los niños.

Cuando se trata de alimentos de uso habitual o que están incluidos en muchos otros productos, como leche y huevo, el cumplimiento de la dieta  puede ser motivo de una alimentación  restrictiva y lleva consigo alteraciones en los hábitos de toda la familia. Esto incluye problemas en comidas fuera del domicilio, en la escuela, gastos extra, cambios en compras y actividades de ocio, lectura  de etiquetado etc…

  Aun siguiendo todas las precauciones posibles, esta dieta puede resultar difícil de lograr con éxito y son frecuentes la aparición de síntomas, incluso graves, por contacto accidental o inadvertido. Todo esto se multiplica en niños con alergia a varios grupos de alimentos y provoca que padres, cuidadores  y pacientes deban estar siempre vigilantes a la posible aparición de reacciones y entrenados en cómo actuar y que tratamiento aplicar en estos casos.

 Para evitar estos problemas, desde hace unos años se han venido utilizando, en niños con alergia persistente, es decir que no toleran el alimento de forma espontánea, unos tratamientos en los que se pretende llegar a obtener la tolerancia  de forma  artificial.

Las experiencias pediátricas en nuestro país comenzaron en los últimos 10 años, primero de forma aislada y actualmente ya de forma muy extendida. En la actualidad, en las diferentes comunidades autónomas, muchos grupos clínicos  de alergólogos pediátricos están trabajando en la inducción de tolerancia a alimentos, sobre todo frente a la leche y al  huevo. Los especialistas pueden emplear diferentes pautas pero  siempre sobre una misma base. Se inicia por la administración de cantidades mínimas del alimento y se aumenta progresivamente hasta alcanzar la ración habitual y conseguir incorporarlo con normalidad a la alimentación del paciente de forma contínua, lo que equivale en la práctica a la curación.

 Las distintas pautas empleadas, las posibles reacciones adversas durante el tiempo del tratamiento y la duración de éste, varían según la sensibilización de cada paciente y solamente el alergólogo pediátrico que le trata habitualmente podrá orientarle sobre estos aspectos.

Los resultados hasta el momento son muy satisfactorios con porcentajes de éxito que oscilan entre el 70 y el 95%. En el seguimiento de estos pacientes la tolerancia a largo plazo se mantiene a lo largo de los años  sin efectos adversos en la mayoría de los casos.

Sin embargo estos tratamientos no están exentos de riesgos y las reacciones durante el procedimiento, aunque controlables, son frecuentes. Por tanto deben ser realizados siempre por profesionales bien entrenados en el diagnóstico y tratamiento de la alergia a alimentos y en lugares con condiciones adecuadas que garanticen la seguridad del paciente.

Muy posiblemente a medio plazo puedan beneficiarse de estos procedimientos la mayoría de los niños con alergia a alimentos.  Si su hijo presenta alergia a leche o a huevo pregunte a su pediatra /alergólogo sobre las posibles indicaciones de este tratamiento y  las posibilidades de realizarlo en su zona. 

 

 GRUPO DE TRABAJO DE ALERGIA ALIMENTARIA DE LA SEICAP