13 de febrero de 2018

7 claves de la práctica del deporte en niños con asma

Noticia

El asma es una enfermedad crónica que provoca síntomas de tos, pitidos o sibilancias y dificultad respiratoria o disnea. Habrá niños que los tengan al practicar deporte o ejercicio físico y es lo que se conoce como asma de esfuerzo, pudiendo aparecer mientras realizan la actividad o poco después de terminarla. Esto no significa que estos pacientes no puedan hacer ejercicio físico. De hecho, lo conveniente es que lo hagan dados los múltiples beneficios que tiene para su enfermedad. En SEICAP os damos las claves a tener en cuenta para la práctica de ejercicio en niños con asma.

  1. Los niños con asma pueden hacer deporte en los períodos sin síntomas y descansar durante los episodios agudos, pues si se está en un período de síntomas no se debe hacer ningún esfuerzo físico.

  2. El mejor deporte para un niño con asma es el que más le guste, sino lo abandonará. Simplemente habrá que seguir unas ciertas precauciones: cumplir con el tratamiento preventivo, llevar la medicación de rescate, procurar hacer ejercicio en lugares cubiertos, evitar los días lluviosos, fríos o con viento y hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento.

  3. Los deportes que generan más síntomas son en general los que requieren un esfuerzo mantenido en el tiempo como son la carrera de resistencia, el ciclismo, el baloncesto, el fútbol, el balonmano, el rugby, el patinaje, el hockey sobre hielo, y el esquí nórdico.

  4. Los deportes que producen menos síntomas son los que alternan momentos de esfuerzo con momentos de descanso como son el tenis, los juegos de raqueta, el voleibol, la gimnasia, el kárate, la lucha, esprintar (carrera rápida), el golf, el béisbol, el esquí alpino, los ejercicios isométricos, la natación, el waterpolo, o el trampolín.

  5. Es importante conocer al paciente y sus reacciones ante la práctica de según qué deportes. Si el niño va a hacer un ejercicio que tolera bien de manera habitual, no será necesario utilizar medicación antes. Si va a hacer ejercicio que tolera mal en muchas ocasiones, es conveniente que la tome. Si al hacer ejercicio nota fatiga, opresión en el pecho o ataques de tos, debe interrumpir el esfuerzo, y tomar medicación de rescate.

  6. Los profesores de gimnasia o entrenadores deben estar informados de las circunstancias del menor, sobre todo para que éste pueda acceder a la medicación si lo necesita.

  7. Si los niños están federados, deberán proporcionar a la federación correspondiente un informe médico que justifique el tratamiento por cuestiones del control antidopaje. Los medicamentos que se usan para el asma y para otras alergias pueden llevar a descalificación por doping. Algunos medicamentos si están permitidos. En cualquier caso, es importante consultar la lista de medicación prohibida en el BOE y estar al tanto de las actualizaciones que puedan surgir a través de cada federación.

 

Lo importante es que el niño con asma pueda realizar una vida normal, acudiendo al colegio, libre de crisis, sin síntomas y que practique ejercicio físico con las debidas precauciones. Por ello, se insiste mucho en la importancia de cumplir con el tratamiento de mantenimiento cuando el pediatra alergólogo lo haya indicado, en función de cada caso.