Previous icon

Volver

22 Ene 2020
Dermatitis de contacto

    ¿Qué sustancias pueden provocar dermatitis de contacto en niños?

    El níquel es la causa más frecuente de dermatitis de contacto

    La dermatitis de contacto es una reacción inflamatoria de la piel cuando resulta dañada por contacto directo con determinadas sustancias. Existen dos tipos, la irritativa y la alérgica. La de causa alérgica afecta aproximadamente al 20% de los niños en edad escolar. Los niños con dermatitis atópica tienen una mayor predisposición a sufrir este tipo de dermatitis.

    La dermatitis de contacto alérgica es debida a una reacción inflamatoria a determinados alérgenos que penetran en la piel y que causan una hipersensibilidad retardada tipo IV. Esta sensibilización, en la mayor parte de los casos, requiere un tiempo habitualmente prolongado (meses o años) de contacto directo con la sustancia causante, por ello, este tipo de dermatitis es más frecuente en adultos que en niños.

    Entre los principales responsables de la dermatitis de contacto alérgica se encuentran el sulfato de níquel, presente en pendientes, collares, otros objetos de bisutería, botones, broches, gafas, materiales de ortodoncia, teléfonos móviles, llaves y monedas. Uno de los principales orígenes de la sensibilización es la perforación de los lóbulos de las orejas para poner los pendientes, por lo que suele ser más habitual en las niñas. Un estudio reciente publicado en la revista Contact Dermatitis confirma que este metal es la causa más frecuente de dermatitis de contacto en todo el mundo, con una prevalencia de entre el 8 y el 10% de niños y adolescentes europeos, con predominio femenino.

    Causas de la dermatitis de contacto

    Además del sulfato de níquel, existen otros 9 alérgenos que con frecuencia ocasionan dermatitis de contacto en niños:

    •          Neomicina: se trata de un antibiótico que se usa por vía tópica para tratar infecciones de la piel causadas por bacterias.
    •          Myroxylon pereirae (bálsamo de Perú): se trata de una especie de resina que procede de árboles de Sudamérica y que es empleada para fabricar aromas y perfumes, pero también está presente en cremas y enjuagues dentales, saborizantes, salsas de tomate e incluso algunos dulces o caramelos.
    •          Timerosal: se trata de un compuesto a base de mercurio etílico utilizado como conservante en vacunas, colirios, productos cosméticos y antisépticos.
    •          Dicromato de potasio: se trata de un metal oxidante, con color anaranjado, que se usa para teñir cuero, en cerillas o incluso en implantes dentales.
    •          Cobalto: la sensibilidad al cobalto se asocia a la del níquel y también es relevante en la infancia. Este metal se encuentra en la cobertura de determinados objetos como botones, cremalleras, hebillas, correas de reloj, bisutería, broches, y vitamina B12.
    •          Mezcla de tiuranes (acelerador de caucho): es un producto químico que se emplea en la fabricación de caucho por lo que está presente en todo tipo de productos con gomas como zapatos, guantes, herramientas, cables, utensilios de cocina, elásticos de la cintura de la ropa, bañadores, medias o pesticidas.
    •          Lanolina: es un excipiente extraído de la cera producida por algunos animales utilizado en farmacia y cosmética por lo que se puede encontrar en emolientes, jabones o bálsamos labiales.
    •          Formaldehído y productos que liberan formaldehído: se trata de un gas empleado en productos de cosmética como champús, lociones, algunos limpiadores de hogar o pegamentos, entre otros.
    •          Parafenilendiamina: es un tinte utilizado en tatuajes de henna negra o tintes de pelo. Además, se puede encontrar en diferentes prendas de ropa o productos de maquillaje. Es importante tenerlo en cuenta ya que puede presentar reactividad cruzada con otros grupos químicos similares como las sulfonamidas, entre los que se encuentran antibióticos, hipoclucemiantes y fármacos para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal.

     

    Debido al contacto con estas sustancias en determinadas profesiones, la dermatitis de contacto es considerada también una enfermedad ocupacional en la edad adulta, ya que el contacto directo y prolongado con las mismas es el origen de las reacciones cutáneas en muchos casos.

     

    Síntomas de la dermatitis de contacto

    Las lesiones de la fase aguda de la dermatitis de contacto son las más características y entre ellas destaca el eritema, la aparición de vesículas o ampollas y la exudación serosa con formación de costras. Además, es constante el prurito o picor. 

    Suele aparecer en zonas del cuerpo ya sensibilizadas a determinadas sustancias por un contacto prolongado. Cuando vuelven a entrar en contacto con esas sustancias pueden aparecer síntomas en: manos, muñecas, orejas, cuello, pies, etc. La reacción puede aparecer entre las 24 y 48 horas siguientes a la exposición a esa sustancia y se acompañará de picor, enrojecimiento, hinchazón, y, si se mantiene el contacto, fisuras y grietas en la piel.