Previous icon

Volver

5 Jun 2020
Alergia animales niños

¿Qué animales causan alergia en niños?

El doctor Javier Torres, del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP, explica en este vídeo cómo afecta la alergia a animales en niños y las recomendaciones a seguir

Los animales que causan alergia con más frecuencia en niños son los domésticos, sobre todo el perro y el gato. En algunos también puede ser habitual el caballo, dependiendo de la zona y la actividad a la que se dedique su entorno.  Los niños se hacen alérgicos a aquellos animales con los que mayor contacto directo o indirecto tienen, por eso las mascotas de pelo son las que causan alergia de forma más habitual en la población infantil. Sin embargo, si su familia trabaja en una granja o laboratorio con animales de pelo, también pueden desarrollar alergia.

La responsable de la alergia a los animales es la caspa pues, al igual que las personas, van renovando su piel, que va desprendiéndose en capas microscópicas. Aunque de forma menos frecuente, también puede causar alergia su pelo, así como las sustancias que contienen sus lágrimas o su orina.

Alergia a animales en niños

Síntomas de la alergia a animales

Los síntomas más habituales de la alergia a animales en niños afectan a las vías respiratorias: rinitis, conjuntivitis y asma. También puede ocasionar dermatitis debido al contacto con la saliva del animal o por el contacto con el sudor de su piel. Son síntomas fáciles de asociar con los animales, ya que ante un contacto con ellos suelen aparecer de forma inmediata. A veces pueden aparecer después de varias horas, puede ser algo más difícil sospecharlo si no hay un animal visible.

En otras ocasiones puede suceder que el niño viva con el animal y tenga contacto diario, pero va teniendo síntomas que aparecen y desaparecen de forma intermitente, debido a que se va originando una inflamación interna de los órganos de choque, como la vía aérea, la piel, etc. Debido a esta inflamación, estos órganos serán más sensibles a estímulos como las infecciones, el ejercicio, la contaminación, etc. En estos casos es más difícil todavía sospechar que la causa esté en ese animal doméstico.

El pediatra alergólogo realizará un diagnóstico basado sobre todo en los detalles del hogar para detectar con qué tipo de animales convive el niño, cuando desarrolla los síntomas, etc. Puede suceder que el niño no viva con una mascota y, sin embargo, manifieste los síntomas típicos: por tener compañeros con perros o gatos; porque haya estado con una persona con mascota en espacios públicos, etc. En estos casos resulta más complicado dar con el origen de la alergia. Por ello, serán necesarias algunas pruebas cutáneas para probar el alérgeno en el brazo o analíticas de sangre, con las que se podrá identificar el animal concreto al que se tiene alergia.

Tratamiento y recomendaciones para la alergia a animales

En la medida de lo posible, los pediatras alergólogos recomiendan evitar el contacto con el animal al que el niño tenga alergia, ya que evitará los síntomas vinculados y señalados anteriormente. Si esto no es posible o la familia decide no hacerlo, es recomendable que el animal no entre en la habitación del niño, ventilarla a menudo, procurar que le toque lo menos posible, lavarse las manos después de hacerlo y lavar al animal con frecuencia. Todas las recomendaciones para los niños con alergia a animales se recogen aquí.

También es recomendable no tener ningún animal en casa distinto al que el niño ha desarrollado la alergia. Además, aquellos niños que tengan cualquier otro tipo de alergia también deben evitar el contacto con animales, ya que tiene mayor predisposición a desarrollarla si convive con uno y tiene contacto continuo con él.

En determinados casos, cuando no sea posible evitar el contacto con el animal, y tras estudio del pediatra alergólogo, se debe considerar iniciar un tratamiento con inmunoterapia que contenga el epitelio concreto al que el niño reacciona. Existen vacunas para aquellos animales que causan alergia con mayor frecuencia.