Previous icon

Volver

16 Ene 2019
Taller alimentos

¿Qué alimentos debe evitar un niño con alergia a la leche?

La alergia a las proteínas de la leche de vaca es la segunda alergia alimentaria más frecuente en los niños pequeños, después de la alergia al huevo.

Ante esta alergia, resulta fundamental mantener una dieta adecuada,  evitando todos los productos que puedan contener leche o sus derivados, para evitar tener reacciones alérgicas .Las reacciones alérgicas a los alimentos, pueden ir desde el prurito oral hasta la anafilaxia, reacción alérgica más grave, que se manifiesta de forma inmediata tras la toma del alimento, y que puede poner en peligro la vida del paciente, si no se actúa rápidamente.

María Jesús Vidorreta, coordinadora del Grupo de Trabajo de Enfermería de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), repasa en un taller de alimentos, enmarcado en el proyecto "Aprendemos jugando, la alergia alimentaria”, los productos que los niños alérgicos a las proteínas de la leche de vacadeben evitar, para que sus padres, y los pequeños “tengan claro cómo hacer la cesta de la compra y puedan elegir los productos con garantías de que les va a sentar bien a los niños”, indica la experta.

Alimentos que no se deben tomar

En primer lugar, hay que destacar que es preferible dar a los niños alimentos frescos y huir de los procesados por su alto contenido en grasas saturadas, sales y azúcares.

En el caso de que se consuman de forma ocasional, hay que tener en cuenta que los alimentos procesados pueden contener ingredientes ocultos, como la leche o el huevo, los frutos secos etc. peligrosos en los pacientes que son alérgicos a ellos. Como por ejemplo, la pizza, que lleva queso, que es un lácteo y el paciente alérgico a la leche debe evitar, ya que la mayoría de pacientes alérgicos a la leche de vaca, lo son también a la leche de cabra, con la que están hechos los quesos. “Si la pizza no llevara queso, habría que ver todos los ingredientes que tiene, para saber si se puede tomar o no”, indica Vidorreta.

Por eso desde SEICAP, se resalta la importancia de prestar atención a los etiquetados para saber distinguir los alimentos que pueden o no tomarse. Otro ejemplo es el del cacao o el chocolate, con envases en los que no aparece ningún ingrediente relacionado con la leche, y otros donde se contempla que el producto contiene leche y trigo. En este caso, la enfermera insta a colocarlos en el apartado de alimentos a evitar.

Los helados, que en la mayoría de los casos están hechos con leche, o la mantequilla, son otros productos a evitar, y que no deben tomar los niños con alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Junto a ellos, aparecen otros alimentos como el pan de molde o la bollería industrial. En este caso,  Vidorreta asegura que en muchas ocasiones estos “se hacen con lácteos”, por lo que también han de quedar descartados, a no ser que se conozca perfectamente los ingredientes que contiene. “Ni tan siquiera las galletas, porque en todo caso tendríamos que tener la caja de galletas y ver sus ingredientes, para saber si el niño con alergia las puede tomar”, indica la especialista.

Alimentos en duda

Hay otra serie de alimentos que, según su composición, podrán consumirse o no, aunque se insiste en que su consumo sea ocasional. Es el caso, por ejemplo, de las salchichas “frankfurt”, en las que es importante inspeccionar sus ingredientes, porque, como explica Vidorreta, “parece mentira, pero la leche y el huevo son los alimentos que más escondidos están en otros alimentos que tomamos. Así que, en caso de no tener claro que no llevan leche, mejor dejarlos en duda”, afirma.

De igual modo ocurre en el caso de los fiambres, que también pueden contener restos de leche y huevo. Además, cuando se trata de alimentos envasados, aunque sea fruta, como mermeladas, vuelve a resultar imprescindible mirar su etiquetado, “si no lo vemos, también hay que dejarlos en duda”.

Un problema creciente que señala Vidorreta es que hay productos envasados, como algunos zumos, cuya etiqueta aparece escrita en otro idioma, “algo que cada vez es más habitual”. Ante esta situación, la experta también aconseja evitar su consumo, por la posibilidad de que contengan algún ingrediente derivado de la leche.

Alimentos seguros

Frente a los alimentos cuyo consumo puede resultar peligroso para niños con alergia a la leche de vaca, hay otros productos que son totalmente seguros, ya que no son sospechosos de contener leche. Tal es el caso del huevo, “que puede tomarse perfectamente”, o la miel de abeja, que puede consumirse incluso si el niño es alérgico al veneno de abeja. En el caso de los cereales, por su parte, habría que atender al etiquetado, mientras que en el del kétchup “aunque lleva muchas cosas, más de las que nos gustaría, sí que pueden tomarlo los niños con esta alergia alimentaria”, asegura Vidorreta.

En cualquier caso, desde SEICAP se insiste en la importancia de intentar evitar los productos procesados y envasados en la alimentación infantil y, si se usan de forma esporádica, revisar siempre sus ingredientes, para asegurarse de que los alimentos son cien por cien seguros para el niño con alergia. Debemos saber que, la leche es uno de los alimentos de declaración obligada en los etiquetados de los alimentos.