Previous icon

Volver

17 Oct 2018
¿Influyen las alergias alimentarias en el estado nutricional?

¿Influyen las alergias alimentarias en el estado nutricional de los niños?

La principal recomendación para los niños con alergia alimentaria es evitar el alimento o alimentos que la provocan. Las alergias más comunes en la edad infantil son a la leche o al huevo, pero los nutrientes que aportan estas comidas se pueden obtener siempre de otros alimentos de forma que el estado nutricional del menor no se vea afectado.

El número de niños con alergia aumenta un 2% cada año, según los datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), y se prevé que en 2050 el 50% de la población infantil sea alérgica. Las alergias alimentarias son las que más frecuencia presentan, se estima que afectan a entre el 4% y el 8% de los menores. La principal recomendación de los pediatras alergólogos ante ello es evitar el alimento o alimentos que causan la alergia en todas sus vertientes, tanto crudo, como cocinado, así como mezclado con otros ingredientes. ¿Puede esta patología afectar al estado nutricional de los más pequeños? La SEICAP hace unas aclaraciones al respecto.

  •          Existen fuentes alternativas de nutrientes, ningún alimento es indispensable

Una nutrición adecuada durante la infancia es importante para que el organismo se desarrolle bien. Aunque las alergias alimentarias afectan a parte relevante de la población infantil y la pauta general ante ello evitar dicho alimento, no tiene por qué repercutir en el estado nutricional del menor. Se recomienda consultar con el pediatra alergólogo una lista de productos y su valor nutricional para conocer así qué alimentos puede tomar el niño para obtener el aporte nutritivo que necesite. Todos los nutrientes que aporta un alimento se pueden obtener tomando otro. El calcio, el hierro o el magnesio, entre otros, están presentes en múltiples alimentos, eliminar uno de la dieta no es perjudicial.

Otro punto importante a tener en cuenta es que la mayoría de las alergias alimentarias desaparecen con el paso del tiempo, aunque depende de la edad a la que comiencen y al alimento en concreto, según detalla la SEICAP. Lo más habitual es que, cuando el niño la desarrolla desde muy pequeño, tienda a desaparecer, mientras que si la desarrolla a una edad tardía o ya de adulto, suelen permanecer más tiempo e incluso de por vida.

  •          La leche solo es imprescindible para los lactantes

En niños, las alergias más comunes son a la leche y al huevo. Aunque en el ideario colectivo la leche es una comida fundamental, en realidad, solo lo es para los lactantes. Es su alimento único y esencial durante los primeros 6 meses de vida. En estos casos, se recomienda que la madre elimine los lácteos de su dieta para evitar que las trazas pasen a la leche materna y causen problemas al pequeño. En el caso de que tome biberones, existen leches alternativas sin las proteínas de vacuno enriquecidas con los nutrientes necesarios.

Cuando la alergia a la leche la sufren niños de mayor edad, no es un problema grave ya que los nutrientes los puede obtener de otros alimentos. El calcio, uno de los elementos principales de la leche y necesario para la salud del organismo humano, se puede encontrar en frutos secos como las almendras, verduras de hoja verde como las espinacas, la rúcula o la col verde, entre otras, así como el pescado azul.

  •          Si el menor es multialérgico debe ser valorado por expertos en nutrición

Cuando el niño es multialérgico  y la dieta puede quedar muy limitada, es cuando existe más riesgo de sufrir algún déficit nutricional. En estos casos, el menor debe ser valorado por un nutricionista para que le paute los suplementos necesarios de minerales y nutrientes para prevenir carencias de importancia. Además de la leche y el huevo, los alimentos que más alergias suelen causar son los frutos secos, pescado, marisco, las legumbres y las frutas.

España es pionera en la curación de alergias alimentarias en niños

Un grupo de expertos de la SEICAP presentó el pasado año la primera guía mundial  sobre Inmunoterapia Oral (ITO) para tratar determinadas alergias alimentarias, en concreto, a la leche y al huevo.

La ITO consiste en la introducción pautada, bajo la supervisión de un especialista, de pequeñas dosis del alimento alérgeno que se van aumentando paulatinamente hasta obtener la desensibilización. Según los datos de los miembros de la SEICAP, entre un 80% y un 90% de los pequeños con alergia persistente al huevo o a la leche podría desensibilizarse. La ITO de momento está enfocada a desensibilizar a pacientes con alergia a estos dos alimentos, pero abre la puerta a tratar otras alergias alimentarias mediante la introducción pautada en lugar de seguir la dieta de eliminación, el recurso más eficaz hasta el momento.