Previous icon

Volver

12 Nov 2020
alergia-sindrome-intestino-irritable

¿Están relacionadas las alergias y el asma con el síndrome del intestino irritable?

Diferentes estudios vinculan el trastorno digestivo más frecuente en la edad adulta, el síndrome del intestino irritable, con las alergias alimentarias y el asma durante la infancia y la adolescencia

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Gotemburgo y en el Instituto Karolinska, de Suecia, presentado durante la UEG Week Virtual 2020, celebrada el pasado mes, concluye que el asma y la hipersensibilidad alimentaria durante la infancia se asocian con un mayor riesgo de síndrome del intestino irritable (SII) en la adolescencia.

Los autores de este trabajo han analizado a más de 2.770 niños desde su nacimiento hasta los 16 años y en su análisis han comprobado que aquellos que a los 16 años tienen síndrome del intestino irritable, tienen cerca del doble de posibilidades de haber tenido asma a los 12 años y cerca de la mitad de los chavales de 16 años con SII tenían hipersensibilidad alimentaria a los 12. Según la coordinadora del estudio, este trabajo abre una puerta para el desarrollo de nuevos métodos de tratamiento del SII en el adolescente, ya que podrían dirigirse a aquellos procesos de inflamación de bajo grado que se observan en las enfermedades alérgicas.

Una revisión publicada en Annals of Gastroenterologydemuestra que el riesgo de asma es considerablemente mayor en pacientes con síndrome del intestino irritable y viceversa. En ella apuntan que el asma se asocia a menudo también con otras afecciones gastrointestinales como el reflujo gastroesofágico o la esofagitis eosinofílica.

También un estudio reciente publicado en Journal of Digestive Diseases concluye que existe una alta prevalencia de trastornos gastrointestinales funcionales en niños con asma persistente y que, además, aquellos que sufren ese tipo de trastornos tienen un mal control del asma y un aumento de la ansiedad.

Síntomas digestivos en niños con asma y alergia alimentaria

Tal y como se explica en este artículo publicado en Gastroenterology & Hepatology la relación del asma con el reflujo gastroesofágico es la que parece explicar la asociación entre asma y síndrome del intestino irritable, ya que el reflujo se superpone con el SII. Además, añade, existe evidencia de que los antígenos de los alimentos pueden provocar alteraciones patológicas del intestino delgado, como el aumento de la permeabilidad intestinal. Por otro lado, señala el papel que el sistema inmunológico, clave en el desarrollo de alergias, puede desempeñar en los trastornos gastrointestinales funcionales.

También la Asociación Española de Gastroenterología se pronuncia en este sentido sobre la relación entre la atopía y los síntomas gastrointestinales, que podría explicar una prevalencia aumentada de síntomas similares a los del SII en pacientes con síntomas alérgicos como rinitis y asma y viceversa. Así, algunos estudios han documentado una relación entre la atopia, la presencia de inflamación de bajo grado en la mucosa intestinal y las alteraciones en la función de la barrera (permeabilidad) intestinal.

El síndrome del intestino irritable es un trastorno digestivo frecuente cuyos principales síntomas son el dolor o molestia abdominal, la hinchazón abdominal y la alteración del hábito intestinal, como el estreñimiento o diarrea. La proximidad de los síntomas del síndrome del intestino irritable con los síntomas digestivos propios de una alergia alimentaria en niños puede conducir a pensar que la alergia puede ser una causa de SII, sin embargo es una relación que aún se está investigando ya que es raro encontrar pacientes con SII que tengan alergia alimentaria media por IgE.

Más vinculadas están las intolerancias alimentarias con los síntomas propios del síndrome del intestino irritable. Así, a menudo se encuentran a los alimentos responsables de sufrir este trastorno, debido a la intolerancia a los mismos por parte del paciente, como la lactosa o el gluten. Por ello, y siempre bajo recomendación de un especialista, se indica la conveniencia de eliminar ciertos alimentos de la dieta.