Previous icon

Volver

27 Oct 2020
Embarazo dieta

¿Es el embarazo un factor de riesgo de la alergia?

La dieta, el estrés o la exposición al tabaco durante el embarazo pueden influir en el desarrollo de alergias en el feto

Los últimos estudios apuntan que los hábitos de vida de la madre durante la gestación, como fumar o exponerse al humo del tabaco, la dieta, la contaminación o el estrés, pueden aumentar las posibilidades de que el bebé desarrolle enfermedades alérgicas durante la infancia. Así, una investigación reciente publicada en JAMA Network Open concluye que el exceso de peso de la madre en el embarazo puede hacer que se desarrollen enfermedades respiratorias como la rinitis alérgica o el asma en sus descendientes.

Entre los factores de riesgo que pueden influir durante la etapa prenatal en el desarrollo de enfermedades alérgicas durante la infancia, desde la SEICAP se señalan los siguientes:

 

Dieta

La dieta y la actividad física son dos factores que influyen en la obesidad. Antes y después del embarazo, es necesario mantener un control del peso, ya que la alimentación de la madre durante el embarazo influye de forma considerable en la sensibilización de desarrollar antes o después alergias a largo plazo. Lo aconsejable es evitar las grasas, la comida rápida y los aceites vegetales que dan lugar a ganancia muscular durante el embarazo. Esto se debe a que una dieta rica en grasas aumenta las posibilidades de que exista una pérdida de vitamina D sérica en la madre y, por consiguiente, pueda influir en el bebé, siendo uno de los factores que producen el aumento de alergias durante la infancia.

La investigación publicada en JAMA Network evidencia que las mujeres que aumentan alrededor de 25 kg en el embarazo tienen un riesgo de contraer asma del 19%, de rinitis alérgica un 11%, y un 12% en el caso de alergias a medicamentos.

Por ello, lo recomendable durante el embarazo, es seguir una dieta mediterránea caracterizada por cantidades altas de frutas, verduras, legumbres y cereales, así como por el consumo moderado de productos lácteos. Un estudio elaborado por científicos para la revista Thorax, establece que la adherencia de la madre a la "dieta mediterránea" puede proporcionar cierta protección contra las sibilancias y el asma en la infancia, ya que los antioxidantes presentes en los alimentos que la componen tienen un efecto protector y beneficioso para el feto.

Tabaco y exposición a la contaminación

Los dos factores principales de riesgo prenatal para el desarrollo de alergias durante la infancia son el tabaco y la exposición a la contaminación atmosférica. Cuando hay humo de tabaco en el ambiente, el feto recibe menos oxígeno, su frecuencia cardíaca aumenta y el crecimiento pulmonar se ve afectado. Así lo confirman los resultados de un estudio publicado en la revista Pediatrics, donde se concluye que la exposición al humo del tabaco, ya sea en la etapa prenatal o en la infancia, provoca el aumento de la frecuencia de enfermedades alérgicas hasta los 16 años.

Por otro lado, como consecuencia de la exposición de la madre a altos niveles de contaminación atmosférica existe una mayor probabilidad de que tenga  hijos con enfermedades respiratorias. Según la revista Thorax, la exposición prenatal a la contaminación del aire puede causar defectos de la función pulmonar a largo plazo en los niños en edad preescolar. Este riesgo se ve incrementado en zonas urbanas por la polución procedente de industrias y tráfico.

Estrés

Otro factor que puede influir durante el embarazo para el desarrollo de enfermedades alérgicas en la infancia es el estrés o la ansiedad que sufre la madre. El estrés durante la gestación influye de manera notoria en la producción de cortisona. La cortisona u hormona del estrés, es una hormona que dispensa nuestro cuerpo en situaciones de malestar o peligro. El aumento de esta hormona, puede afectar al desarrollo del sistema inmunológico del feto y producir sensibilidad del mismo frente a determinados alérgenos, lo que implica un mayor riesgo de padecer enfermedades respiratorias en un futuro.

De hecho, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Bristol en Reino Unido publicado en The Journal of Allergy and Clinical Inmunology, evidencia que las mujeres embarazadas que sufren estrés, especialmente en las etapas finales del embarazo, son un 60% mas propicias a un mayor riesgo de tener hijos con asma.

Por último, otro de los riesgos que puede comprender el embarazo para el desarrollo de enfermedades alérgicas en la infancia son las enfermedades que pueda padecer la madre. Así, por ejemplo, si la madre padece asma o alguna otra enfermedad alérgica, el bebé tendrá mayor predisposición genética a padecerlas.

En este sentido, los cuidados de la madre durante el embarazo son fundamentales, ya que un mal control de estas enfermedades puede elevar el riesgo de que el bebé las desarrolle en un futuro. Las reacciones alérgicas graves o los ataques de asma de la madre durante el embarazo y su exposición bacteriana a agentes externos afectan al útero provocando un mayor riesgo de enfermedades alérgicas durante la infancia.