5 de febrero de 2018

¿En qué consiste la Inmunoterapia oral con alimentos?

Noticia

En la actualidad el único tratamiento aceptado de forma generalizada para la alergia alimentaria es la eliminación del alimento responsable de la dieta. Sin embargo, en los últimos años la inmunoterapia oral (ITO) se está instaurando como una alternativa y España lidera la puesta en práctica de este procedimiento que busca que los pacientes alcancen la tolerancia al alimento. ¿Sabes en qué consiste?

En la actualidad el único tratamiento aceptado de forma generalizada para la alergia alimentaria es la eliminación del alimento responsable de la dieta. Sin embargo, en los últimos años la inmunoterapia oral (ITO) se está instaurando como una alternativa y España lidera la puesta en práctica de este procedimiento que busca que los pacientes alcancen la tolerancia al alimento. De esta manera se mejorará la calidad de vida tanto de los niños como de sus familias, pues no resulta fácil, en la mayoría de los casos, seguir una dieta de evitación debido a la presencia de alimentos causantes habituales de alergia, como la leche, el huevo o los frutos secos, en gran cantidad de productos elaborados.

La inmunoterapia oral consiste en la administración de dosis crecientes del alimento implicado hasta alcanzar la dosis mayor tolerada o que represente la ración habitual para la edad (por ejemplo, 200ml de leche de vaca o un huevo). Su objetivo es evitar la reacción alérgica, sobre todo la anafilaxia, tras la exposición al alimento que causa la alergia. Algunos pacientes consiguen la tolerancia o areactividad mantenida, es decir, pueden tomar libremente el alimento sin necesidad de un consumo regular. Por el contrario, otros pacientes necesitan de la toma regular del alimento para no presentar reacción, son los pacientes desensibilizados.

En diversos estudios se ha demostrado su efectividad al conseguir la desensibilización en la mayoría de pacientes (más del 70-80% de ellos, según edad y alimento). La ITO sólo está indicada en niños afectos de alergia IgE mediada, es decir, aquellos que presentan síntomas inmediatos (en las dos primeras horas tras el contacto con el alimento) y pruebas positivas para la detección de IgE frente al alimento (test por punción (prick test) y/o IgE específica en sangre). La gravedad de la reacción alérgica (anafilaxia), en principio, no contraindica el tratamiento. En la actualidad solo se recomienda en el ámbito de la investigación. Sin embargo, en el caso de la leche de vaca y el huevo, ya se ha introducido en la práctica clínica.

De todas formas, podría realizarse con cualquier alimento que produzca una reacción alérgica IgE mediada, aunque al ser un tratamiento largo, costoso y no exento de riesgos, estaría indicado para alimentos de gran valor nutricional como leche o frutos secos. La mayoría de protocolos se realizan para leche de vaca, huevo, cacahuete y cereales. En cuanto a la edad, no existe límite, pero en la mayor parte de los centros se inicia el tratamiento a partir de los 5 años de edad, puesto que son los niños con menores probabilidades de adquirir tolerancia de forma espontánea.

Antes de iniciar el tratamiento, es importante que el paciente y sus familias, sepan en qué consiste y sus objetivos, así como las distintas fases de las que se compone. Por otro lado, deben conocer los riesgos que existen, como las reacciones adversas, o las contraindicaciones (asma no controlada, dermatitis atópica grave, contraindicación para el uso de adrenalina, etc). En cualquier caso, el pediatra alergólogo siempre tendrá en cuenta las circunstancias y preferencias personales y familiares y los medios disponibles para llevar a cabo este procedimiento con todas las garantías.

Además, durante el período que dure el tratamiento también serán fundamentales unos consejos a seguir en casa, como disponer de la medicación de rescate y de un plan de actuación frente a reacciones. También existen unas normas básicas para minimizar el riesgo de reacción como el reposo, ayuno (nunca tomar la dosis con el estómago vacío) o evitar fármacos antiinflamatorios.

Es imprescindible que el paciente y la familia conozcan el protocolo de ITO, hayan entendido su finalidad y sean conscientes de las expectativas reales, según los conocimientos actuales. Es importante que pacientes y familiares consulten todas sus dudas antes de decidir iniciar un protocolo de ITO.

Para tener más información sobre la Inmunoterapia Oral con Alimentos pincha aquí