Previous icon

Volver

27 Sep 2018
bebé-alergia-leche

¿Debe la madre de un niño alérgico a la leche modificar su dieta?

Durante los primeros 12 meses, la alergia más común es a la leche de vaca, a sus proteínas. ¿Qué deben hacer las madres que dan el pecho respecto a su alimentación?

En el primer año de vida la alergia más común en niños es a la leche de vaca, concretamente a las proteínas de leche de vaca (denominada APLV). Ante esto, los pediatras alergólogos suelen pautar la eliminación de este alimento de la dieta del bebé para evitar reacciones adversas. Ante esta situación, muchas madres lactantes se plantean qué deben hacer con su alimentación y si deben seguir dando el pecho a sus hijos. Esto último no solo es recomendable, sino que es, siempre que sea posible, la mejor opción pues aporta numerosos beneficios para el desarrollo del niño. Por ello, lo más aconsejable es que la madre siga también unas pautas en su alimentación.

La reacción alérgica a la leche de proteínas de la leche de vaca aparece normalmente en los bebés tras la toma de un primer biberón, pues para que los síntomas sean evidentes se necesita tomar una cantidad suficiente de leche. Los alimentos que toma la madre pasan a la leche materna, por lo que un lactante puede haber ingerido trazas de proteínas de vacuno a través del pecho de la madre, pero la cantidad es tan mínima que, aunque puede generar alergia, no provoca sintomatología evidente. Los síntomas pueden ser muy variables y pueden afectar a la piel, el sistema digestivo e incluso el respiratorio: urticarias, dermatitis, diarreas, cólicos, asma o conjuntivitis, entre otros.

Sin embargo, una vez manifestada la alergia tras la ingesta de una cantidad mayor de leche a través de la toma de biberones, el bebé puede sufrir reacciones ante un mínimo contacto con el alimento. Por ello, a aquellas madres que continúan dando el pecho se las recomienda eliminar de su dieta aquellos productos que contengan proteínas de leche de vaca, es decir, lácteos y derivados para evitar reacciones adversas en el pequeño.

También es aconsejable evitar las leches de oveja, cabra y derivados alimenticios con esos ingredientes o que puedan contener trazas. En cuanto a la carne de vacuno, lo recomendable es acudir al especialista para que determine adecuadamente si es óptimo tomarla o no.

Cómo suplir las carencias de calcio

La nueva dieta de la madre puede causar impacto en su organismo, siendo el más notable el déficit de calcio. Se trata de un mineral esencial para la salud y fortaleza de los dientes y los huesos, entre otras funciones, por ello es importante aumentar su ingesta a través de otros alimentos, diferentes de la leche. Incluso se deberá tomar un suplemento adicional de este mineral de un gramo al día para evitar la descalcificación.

Cómo tratar la alergia alimentaria en el niño

Cuando se empiezan a observar síntomas en el niño tras haber ingerido el alimento, se debe acudir al pediatra alergólogo de forma inmediata para que le realice un estudio que determine la existencia o no de alergia. En caso de resultar positivas las pruebas de la APLV, además de tratar los síntomas, pautará la dieta adecuada a seguir tanto para el pequeño como para la madre bajo su supervisión.

Cuando se ha producido ya la reacción, el tratamiento ante estos casos consiste en solucionar la sintomatología: antihistamínicos para los problemas dermatológicos, de nariz o de ojos; broncodilatadores para los problemas respiratorios y líquidos en abundancia para solventar las molestias digestivas. En caso de anafilaxia, se trata con adrenalina.

Por norma general, la APLV suele desaparecer tras estar durante un tiempo sin tomar PLV, pero si persiste, se puede conseguir la desensibilización mediante la Inmunoterapia oral (ITO). Este método consiste en administrar pequeñas dosis del alimento responsable de la alergia y aumentarlas progresivamente hasta alcanzar una dosis mayor tolerada por el organismo y que represente una ración habitual acorde a la edad.