Previous icon

Volver

22 May 2020
Polenes frecuentes primavera

¿Cuáles son los pólenes más frecuentes en primavera?

Según la Red Española de Aerobiología en esta época el año aumentan las concentraciones de polen de las gramíneas en toda la península

La primavera es la estación del año en la que más plantas liberan polen y ahora que los niños están empezando a salir de casa, ante la etapa de desconfinamiento por la pandemia de COVID-19, también hay que tener en cuenta que los días con mayor polen ambiental son los soleados, secos y con viento. Desde SEICAP se recuerda que, aunque sea casi imposible evitar el contacto con el polen, es fundamental estar al tanto de las especies vegetales que causan alergia, de su localización y período de polinización.

Tanto las condiciones climáticas como orográficas van a influir en la vegetación de las distintas zonas de la península. Algunas plantas solo crecen en zonas donde se dan condiciones propicias para su desarrollo y otras, como las gramíneas, están presentes en toda la geografía española. En las zonas costeras, donde las temperaturas son más suaves y hay cambios menos bruscos, la liberación del polen suele ser más prolongada y con menores picos de concentración ambiental, por lo que los síntomas suelen ser más duraderos, pero de menor intensidad. En las zonas de interior, donde suele haber cambios más bruscos de temperatura, la liberación es más corta pero más intensa, lo que implica que los síntomas sean más severos, pero durante menos tiempo.

Según la Red Española de Aerobiología en esta época el año aumentan las concentraciones de polen de las gramíneas en toda la península, y seguirán en aumento en las semanas siguientes. Las gramíneas pueden ser silvestres (hierbas presentes en prados, parques, solares, cunetas o césped) o cereales cultivados (trigo, centeno, arroz, maíz, cebada, avena), lo que no significa que tener alergia a la planta implique tener alergia a la harina de estos cereales. Mientras que las de olivo se incrementan sobre todo en la zona centro y sur, y disminuyen en la zona atlántica de Andalucía. Por su parte, en la zona norte y centro, aumentan también las concentraciones de polen procedente de robles y encinas.

Otra de las plantas que también poliniza en esta época del año es la morera, sobre todo en la zona del Mediterráneo, donde la polinización se puede extender incluso hasta después de empezar el verano. Este árbol también poliniza en la zona centro en esta época del año extendiéndose durante el mes de junio.  En Canarias su polinización tiene lugar durante todo el año.

Para saber cuánto polen hay en el ambiente, existen distintas estaciones repartidas por todo el país, que identifican y contabilizan semanalmente los pólenes, lo que facilita a los alérgicos tener información tanto sobre su lugar de residencia como del resto de provincias. La información sobre el período de polinización de las plantas y la concentración ambiental se puede consultar en la página web de la Red de Aerobiología: www.uco.es/rea.

Además, también es interesante consultar los calendarios polínicos que muestran las semanas que dura la polinización de las especies vegetales más alergénicas, con las fechas en las que se espera que haya polen, como este: https://alergia.leti.com/calendarios-polinicos_10525.pdf.

Como se ha indicado, aunque es casi imposible evitar el contacto total con el polen por parte de los niños alérgicos, es importante que las familias tengan en cuenta algunas medidas generales. Una de las más importantes es estar informado y conocer los pólenes a los que el niño tiene alergia y los síntomas que le producen, para saber cómo actuar en cada caso.

Es importante ventilar la casa, pero solo a primera hora del día y cerrar las ventanas enseguida, sobre todo por la noche. Los desplazamientos es preferible hacerlos en coche con las ventanillas cerradas y los filtros anti-polen en condiciones óptimas.

Además, res recomendable el uso de gafas de sol y las mascarillas homologadas anti-polen que protegen del contacto directo.