Previous icon

Volver

25 Jul 2018
Botiquín

¿Cómo preparar un botiquín de verano para el niño con alergia?

SEICAP os ofrece un listado de lo que no debe faltar en la maleta de un niño con alergia este verano ¡Apunten!

Es tiempo de vacaciones y de viajes y puede ser común en el caso de las familias con niños con algún tipo de enfermedad alérgica los despistes y descuidos a la hora de incluir la medicación en la maleta. Por otro lado, estos meses no están exentos de riesgos, pues a este olvido se añaden la exposición a alimentos nuevos o alérgenos ocultos, o el alojamiento en ambientes con alérgenos. Por eso en SEICAP queremos ofreceros un listado lo que hay que incluir en un botiquín de un niño con alergia. ¡Apunten!      

  • Antihistamínico: pueden ser en pastillas o jarabes y deberán llevarlo los niños con rinitis y rinoconjuntivitis, éstos en forma de espray nasal o colirio. Para los niños con urticaria o angioedema también es el primer escalón del tratamiento. Por otro lado, aquellos niños con alergia alimentaria que puedan sufrir reacciones con síntomas de este tipo (respiratorios, oculares o cutáneos) también deberán llevar consigo el antihistamínico. En casos excepcionales, también puede ser necesario no olvidar llevar un corticoide oral, si se lo ha indicado su médico.
  • Broncodilatador: para los niños con asma será preciso llevar el broncodilatador de corta acción, pues pueden desempeñar actividades que les desencadenen una crisis o visitar sitios con alérgenos que puedan hacer reaccionar a sus bronquios inflamados. También es puede ser conveniente que lleve el inhalador que actúe sobre la inflamación bronquial que le hayan prescrito por si pudiese necesitarlo para prevenir crisis. Mejor ser precavidos.
  • Adrenalina autoinyectable: será preciso incluir un autoinyector de adrenalina para los niños con riesgo de anafilaxia, incluso en algunos casos será preciso llevar dos dispositivos. En caso de reacción anafiláctica se debe inyectar la adrenalina antes siquiera de pedir asistencia médica, para que vaya haciendo efecto en los momentos iniciales de la reacción. Como regla general, si se ha llegado a pensar que la adrenalina podría ser necesaria, lo mejor es no dudar y administrarla.        

Consejos para unas vacaciones seguras para niños alérgicos

  • Leer bien los etiquetados de productos nuevos: en verano es habitual que los niños consuman determinados productos por primera vez, con lo que habrá que estar atentos al etiquetado para detectar posibles alérgenos.              
  • Asegurarse de lo que incluyen los menús en hoteles y restaurantes: al realizar más comidas fuera de casa, el riesgo aumenta. Por ello será preciso que los padres o familiares estén pendientes de lo que incluyen estos menús.               
  • Protegerse del sol y del agua fría, en el caso de algunas urticarias físicas que empeoren en dichas circunstancias. Los riesgos de urticaria en niños se incrementan en verano debido a la mayor exposición al sol, el baño y la ingesta de alimentos o bebidas muy frías. Por ello, se recomienda utilizar un buen protector solar y aplicarlo de manera adecuada, así como no sumergirse de golpe en agua fría para evitar reacciones cutáneas.  
  • Mantener precaución en las comidas al aire libre: los niños con riesgo de anafilaxia por picaduras de himenópteros deberán tomar precauciones al comer al aire libre, pues las avispas y abejas acuden ante la presencia de comida, a los contenedores de basura o puede haber nidos en las proximidades. Lo ideal es que en estas situaciones los niños no vistan ropas con colores vivos, ni perfumes y, si puede ser, vayan en manga larga y pantalón largo.

Estos consejos permitirán que las familias con niños con alergia puedan pasar un verano con menos  riesgos. Con pequeños cuidados y teniendo precaución se conseguirán unas vacaciones seguras y agradables a la vez.